Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



GLOBAL


No gusta que solo un poco de inflación

Bloomberg | Lunes 20 julio, 2015

En Wall Street están asustados que un poco de inflación agite tanto a los mercados. Bloomberg/La República


No gusta que solo un poco de inflación

 Si bien la inflación es el perro que no ladró en los últimos años pese al enorme estímulo de los bancos centrales, un simple gemido podría ser suficiente para inquietar a los inversores.
Esa es la advertencia de algunos economistas que están empezando a preguntarse si los mercados financieros subestiman la amenaza de un alza de los precios en los países desarrollados.
Morgan Stanley ya ha declarado que la inflación mundial llegó a un punto de inflexión y se va a acelerar de cerca de cero a comienzos de año. Pacific Investment Management Co. recomendó comprar deuda indexada por inflación.
Aunque pocos pronostican un aumento al estilo de los 70 o incluso que se sobrepase el índice de 2% que la mayoría de las autoridades han fijado como meta, se está consolidando la idea de que el reciente shock deflacionario y el posterior período de baja inflación han dejado a los inversores en una actitud complaciente. Un ligero movimiento de la inflación podría bastar para asustarlos.
“Pasar de, digamos, 0,5% a 2% —ni qué decir de un 3% o 4%— sería un cambio enorme”, dijo Pippa Malmgren, fundadora de DRPM Group de Londres y ex asesora del presidente estadounidense George W. Bush. “Sería un acontecimiento grave para el público y los mercados”.
También sería una sorpresa para los funcionarios de los bancos centrales. Si bien la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, esta semana reafirmaron los planes de elevar las tasas de interés en un futuro no muy lejano, aún dicen que lo harán gradualmente cuando llegue el momento.
La inflación británica se congeló en junio y los datos de hoy mostraron que el índice de precios al consumidor de los EE.UU. subió 0,3%, el quinto mes consecutivo de aumentos.
Por su parte, el Banco de Japón rebajó su pronóstico de inflación, mientras que los datos mostraron que los precios al consumidor de la zona euro aumentaron sólo un 0,2% en junio. El Banco de Canadá llegó incluso a rebajar las tasas.  Sin embargo, aun cuando sostiene que es improbable que la inflación vuelva a la meta en los Estados Unidos, Japón, la zona euro y el Reino Unido antes de 2017, Mark Schofield, estratega de Citigroup Inc., afirma que no se necesitaría mucha presión de los precios para inquietar a los mercados.
Aunque tradicionalmente una inflación del 4% al 5% en el mundo habría bastado para asustar a los mercados, en la era posterior a la crisis un 2% a un 3% serían suficientes para “poner considerablemente nerviosos a los inversores”, expresó en un informe reciente a los clientes.
“Una inflación sorpresiva no es, quizá, un riesgo tan remoto como podría imaginarse”, dijo Schofield.


Bloomberg