Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Martes 8 Marzo, 2016

No es San Valentín…

Es un día para conmemorar las luchas de las mujeres sufragistas, las luchas de las mujeres obreras, la lucha silenciosa, anónima, desgarradora de las niñas por su derecho a no ser mutiladas de sus órganos genitales. Es la lucha de las atletas de alto rendimiento, para que sus salarios y premios se equiparen a los de los hombres, es la lucha de las científicas, investigadoras, actrices o pintoras, emprendedoras, amas de casa, empresarias, poetas o bailadoras.
Cerraron las puertas. Ciento cuarenta y seis mujeres calcinadas, la mayoría judías, italianas. 25 de marzo 1911. Incendio en la Fábrica Triangle Shirtwaist de NY. Juárez, México, 100 años después, más de 700 mujeres, secuestradas, violadas, asesinadas. Edad, entre 12 y 25 años.


Asesinada el jueves la ambientalista hondureña y defensora de los derechos humanos, Berta Cáceres. Millones de niñas en India, en China, realizan trabajos forzados para surtir al comercio internacional, y, continuamos importando, consumiendo esos productos manchados de sangre y esclavitud.
De eso trata este día, de mostrar la permanente invisibilización, la permanente discriminación. La permanente violencia. ¿Hemos avanzado? En Costa Rica, las mujeres somos sujeto de crédito, hace poco no era así. Tenemos derecho a hacernos la salpingectomía, sin consultar a nadie, hace una década no era así. Hace muy poco tiempo se instauraron las cuotas o acciones afirmativas como mecanismo de equidad para la participación política de las mujeres; continúa siendo insuficiente.
El sistema, con la complacencia del TSE, encuentra toda suerte de “jugadas” para impedir la representación paritaria. Las recientes elecciones municipales son la mejor prueba de ello. De los 81 puestos para alcaldías, solamente 12 son mujeres.
Diecinueve proyectos de ley sobre derechos de las mujeres permanecen invisibles de la Asamblea Legislativa.
Hace pocos meses un joven grabó a un hombre, que filmaba con su teléfono debajo de la falda de una mujer; el acoso y el hostigamiento es una realidad. Vimos horrorizadas, cómo un hombre golpeaba y pateaba a una joven, que no aceptó un dizque “piropo”. La joven estaba embarazada, perdió al bebé.
En la última edición de los premios Óscar, el vicepresidente Biden (EE.UU.) antes de anunciar a Lady Gaga, con su extraordinaria interpretación: “Hasta que te suceda a ti”, hizo un llamado al compromiso colectivo, para erradicar y denunciar la violencia sexual contra las estudiantes universitarias en EE.UU. ¡Esa es la realidad! Sea en Bangladesh, en África, en Estados Unidos o en Costa Rica.
Ana Carcedo nos decía en 2002, que en la Guerra de Vietnam murieron 57.685 jóvenes norteamericanos, mientras tanto 70.000 mujeres habían perdido sus vidas, asesinadas en su hogar.
Nos llamaron brujas para quitarnos las tierras, nos llaman putas, luego de hacer dinero con nuestros cuerpos, nos llaman, incomodas o rebeldes, porque no renunciamos a nuestras luchas.
De eso trata este día. Desde la II Internacional de las mujeres socialistas en Copenhague 1911. Luego, 1975 ONU.
No es San Valentín, es el día Internacional de la Mujer.