Fabio Parreaguirre

Fabio Parreaguirre

Enviar
Lunes 20 Febrero, 2017

No somos el país Pura Vida, somos el “Puro Papel”

Me imagino que esto lo viven miles de costarricenses, o ya lo vivieron, y sin cambio en las regulaciones, tranquilos (o mejor dicho no lo estén), ya lo vivirán…

Es una historia que me deja muchas cosas en qué pensar, respecto a cómo ser competitivos, a cómo pensamos dar amplitud a los emprendimientos, a las nuevas ideas, a las cosas que deberían impulsar la actividad económica de este país.

No somos un país “Pura Vida”, somos uno “Puro Papel”, y lo digo porque nos piden papeles y trámites en “mil quinientos” lugares diferentes para cosas que simplemente desincentivan la competitividad y la formalidad en los negocios.



Estoy abriendo un local comercial (no voy a decir a donde para luego no tener problemas con la obtención de la patente, y además creo que se replica en todo el país) y la lista —así como el tiempo— de papeles que solicitan es simplemente como dicen en buen tico “de llorar”.

Primero un uso de suelo, que duran una semana entregándolo; luego permiso sanitario que te devuelve a la municipalidad por otro documento; además ir a solicitar certificaciones de que la propiedad cuenta con los servicios básicos, ir a la Caja y Fodessaf para solicitar otra certificación de que no se tiene deudas con ellos…

Pagar $50 (lo mismo que dije en una columna pasada, hasta las tasaciones de este país están en dólares), y luego sigue el trámite, de párrafo en que empecé para acá, ya van casi 20 días de trámite.

Luego con todo eso, se vuelve uno a la “Muni”, para presentar formalmente la solicitud para el otorgamiento de la Patente Comercial (voy por ahí).

La verdad que está bien que se fijen en tantas cosas, pero en el siglo XXI con el “Internet de las Cosas”, las Super Computadoras, Super Celulares, Super todo lo que nos asombra de la tecnología, todo esto debería de saberse en… ¿Pocos días, horas, minutos?

Es un castigo para el emprendedor, por ejemplo en este caso, hasta se tiene que empezar a alquilar el local mientras le otorgan a uno los permisos, en otras palabras, se puede decir que casi dos meses de alquiler se van hasta que se pueda abrir al público.

Es un golpe a los que buscan impulsar un negocio, en otras palabras, el Gobierno quiere más dinero en impuestos, pero cómo los va a conseguir, si limita muchísimo o mejor dicho se desincentivan los esfuerzos de nuevas aperturas comerciales por esa tramitomanía que existe en el país.

Incluso me atrevo a decir (siendo bueno) que esta es una de las cosas que más impulsan a la informalidad, ya que las personas al ver el montón de trámites que se necesitan hacer o papeles que hay que conseguir de las “mil quinientas” dependencias de diferentes instituciones, prefieren simplemente la informalidad.

¡Mi voto ya! Para el candidato que solo ponga tres cosas en su Plan de Gobierno, la primera, simplificación de trámites (no más papel, incluso nos sirve en nuestra huella de carbono), segundo infraestructura (modernización del tren, nuevos puentes, accesos a Heredia y Cartago, San José-San Ramón y terminar los tramos de la Interamericana Norte) y plan fiscal integral (primero recorte del gasto, ojo el BCR lo logró siendo una institución pública, el Gobierno lo puede hacer y luego más impuestos).