Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


No siempre se puede ganar

| Martes 28 octubre, 2008



No siempre se puede ganar

Rodrigo Díaz

Lo ocurrido recientemente en los mercados es una clara muestra de que no siempre se puede ganar. Los mercados de valores están expuestos a las expectativas que tienen los inversionistas y con base en ellas es que deciden si compran o venden.
En momentos como los actuales, cuando la situación es complicada y la percepción es que todo se viene para abajo, la mayoría decide vender, con lo que el valor de los activos disminuye dando como consecuencia que quienes los conserven verán una pérdida en su valor.
Lo mismo ocurre con los fondos de inversión. Si los títulos en que invierten caen de precio, el valor de su cartera disminuye y por consiguiente, el valor de participación de los inversionistas. Un ejemplo de la pérdida de valor de las participaciones se dio en nuestro país en 2004, cuando se produjo una fuerte baja en el valor de los fondos de inversión.
Pero muchos de los que hablan de pérdidas son poco conscientes de que ya habían ganado mucho, pero mucho dinero en este tipo de inversiones.
Demos por ejemplo el petróleo. Muchos de los que invirtieron en esta materia prima estaban muy contentos con los precios de casi US$150 el barril, cinco veces más de lo que costaba hace aproximadamente cinco años.
Pero como todo lo que sube, tiene que bajar. Aun así, los precios rondan entre los US$90 y US$100 el barril, con lo que quien invirtió hace cinco años habrá triplicado su inversión a estas alturas.
Lo que queremos decir es que si bien los tiempos actuales muestran mercados agitados por las pérdidas, son más las épocas de bonanza para el mundo de las inversiones. Por eso hay que tener sensatez y saber cuando se toma la mejor decisión para salir de una inversión.




¿Cómo actuar en mercados a la baja?


- Antes de entrar a los fondos de inversión, determine si su perfil corresponde a un inversionista de este tipo de productos financieros. Por ejemplo, si no está dispuesto a perder ni un céntimo, es mejor que no invierta en fondos.

Ante la incertidumbre que se vive actualmente, busque inversiones de corto plazo. Ofrecen baja rentabilidad, pero le permitirán movilizar sus recursos rápidamente si encuentra una inversión atractiva de acuerdo con su perfil.

No se altere ante una disminución de capital. Antes de abandonar, consulte a su asesor de fondos las razones por las cuales bajó el valor de participación y si esta situación seguirá en el corto o largo plazo.

Antes de salir del fondo determine si logró con este los objetivos que perseguía al invertir en él. Si ya logró ganancias y el mercado va hacia la baja, puede tomar la decisión de retirarse. Si por el contrario, tiene menos de lo que invirtió es mejor esperar hasta recuperar la inversión inicial.

Tenga mucho cuidado del fondo en el que participa. Si por ejemplo el fondo en el que invierte hay muchos recursos pero pocos inversionistas, puede ser que en él estén invirtiendo empresas o instituciones. De ser así, dos o tres que salgan por alguna razón podrían afectar en forma importante el fondo y socavar su inversión.