Enviar
Allan Saborío, experto asesor tributario considera importante tomar medidas dirigidas al crecimiento empresarial
“No se vale poner cara de crisis”

El hecho de que el país no se encuentre en el epicentro de los problemas económicos representa una ventaja

Karen Retana
[email protected]

Pese a que la crisis económica mantiene atemorizadas a las empresas costarricenses, el pesimismo podría convertirse en el peor consejero para enfrentar sus embates.
Aunque las recesiones representan retos, algunos líderes aprovechan las oportunidades para distanciarse de sus competidores y posicionarse para crecer en el futuro.

¿Qué acciones pueden llevar a cabo las compañías para enfrentar la crisis?
Lo primero es ubicarse y determinar en cuál posición nos encontramos con relación a la competencia, mercado, situación financiera. Es necesario realizar un diagnóstico y luego tomar las medidas necesarias que podrían implicar la reestructuración de la empresa, ya sea en el campo financiero, pasivos. Lo más importante es que estas medidas sean dirigidas a una etapa de crecimiento, porque no tiene sentido hacer un gran esfuerzo para luego liquidar una empresa o pensar que vamos a estar en una época de crisis por siempre.

El peor error en las empresas…
No se vale poner cara de crisis, que la ponga la competencia; pero a nivel interno, no. Ese es el peor error que puede cometer una empresa en este momento.

¿Cuál es su magnitud a nivel local?
No hemos tocado fondo. Esta situación es muy grave e inédita, está comprometida la existencia misma de las empresas en países desarrollados. Estamos en presencia de un terremoto de larga duración y todavía estamos en medio. Afortunadamente no nos tocó vivir en el epicentro ubicado en Estados Unidos y Europa, lo cual no significa que no vamos a recibir los embates de este movimiento telúrico económico.

¿Cuánto estima que podría durar esta situación?
Se tiende a pensar que las personas creen que Estados Unidos va a dar los primeros signos de alivio a finales de este año y en Europa tardará un poco más. En esto el factor psicológico ayuda o perjudica, y siento que el plan de salvamento del presidente Barack Obama podría acelerar el proceso de recuperación.

¿Cuáles sectores serán los más impactados?
Se presenta una merma considerable en turismo extranjero y local, el componente de desarrollo inmobiliario en zonas turísticas se ha contraído, las mismas restricciones en crédito se han limitado y todo lo que es consumo en la parte interna se ha visto afectado.

¿Qué estrategias financieras se podrían implementar para paliar los efectos?
Cada empresa tiene su propia realidad. De lo que se trata ahora es de racionalizar el gasto y tratar de reducir aquello que no sea necesario. Hay que tener mucho cuidado en el componente de los pasivos y sobre todo en moneda extranjera, ya que en este momento el tipo de cambio podría generar un sobresalto.

¿Cómo ser más eficientes sin que ello implique el despido de personal?
Sobre todo en industrias o empresas, donde el personal calificado es esencial, lo peor que puede hacer una empresa es entrar en un estado de paranoia y despedir. Esta es una solución cortoplacista y “suicida”. En el caso de los servicios, sustituir personal y desperdiciar el conocimiento acumulado de muchos años es una solemne “estupidez”. Es preferible sacrificar utilidades y mantener el personal antes que despedir para posteriormente contratar. Las empresas de este país están para quedarse, después de la crisis vendrá una etapa de crecimiento.

¿Cómo visualiza el comportamiento del dólar durante 2009?
Siento que la solicitud de algunos sectores de volver a las minidevaluaciones denota la preocupación sobre la volatilidad del dólar, donde tendremos mucho menor contribución de inversión extranjera directa y el turismo aportaría menos divisas.

¿En qué sectores es más recomendable invertir?
Es más recomendable mantener liquidez que invertir, salvo que se puedan comprar activos e incluso empresas, apostando a una vigorosa recuperación posterior y que el precio sea inmejorablemente atractivo en función de que los actuales propietarios de dichas empresas pudieran estar enfrentando una difícil situación.

¿Hasta qué punto estamos preparados para enfrentar esta situación?
Venimos de dos años de superávit fiscal y con un crecimiento de recaudación como no lo habíamos tenido. El plan escudo genera tranquilidad a nivel social y empresarial. En comparación con otros países centroamericanos, estamos en mejor posición; los costarricenses no exportamos locales; los ingresos más importantes que tienen los países vecinos son las remesas de los ciudadanos que viven en el exterior. En el caso nuestro no es así.

El plan escudo…
Es un buen plan, pero desde el punto de vista empresarial falta. El único elemento para compensar la crisis a nivel fiscal es la depreciación acelerada de bienes. Me hubiera encantado escuchar una flexibilización del esquema de leasing, que el gobierno propusiera una disminución de la tarifa de impuesto de renta, flexibilidad al solicitar la disminución de los pagos parciales en el impuesto de renta, propuestas de reforma fiscal que permitan no solo amortizar a futuro las pérdidas del sector agrícola e industrial, sino también de comercio y servicios.

¿Cómo ser un ganador de la crisis?
Siguiendo los tres pasos, ubíquese, reestructúrese y actué pensando que va a crecer y pensar que esto va a ser momentáneo.

¿Sobrevivirá el capitalismo?
Claro que sí, ¿qué otra opción existe? Ninguna. Ningún sistema que impida que la iniciativa de los empresarios sea la que mande va a sobrevivir, ni nacimos todos iguales, ni vivimos todos iguales, las diferencias existen; por eso hay quienes en épocas de crisis pueden aprovecharla o los sepulta.
Ver comentarios