Ni la lluvia ni el frío pudieron con Ricky Martin
Enviar
Ni la lluvia ni el frío pudieron con Ricky Martin
El boricua repartió más clásicos que temas nuevos en el Ricardo Saprissa

La fórmula “Música+Alma+Sexo” sumado a clásicos “corta venas” y otros “mueve caderas” fue la fórmula que le sirvió a Ricky Martin para combatir la lluvia y el frío en el concierto que ofreció el miércoles anterior.
El cantante puertorriqueño le cantó a una fanaticada de miles de personas en el Estadio Ricardo Saprissa, quienes a pesar del mal clima apoyaron al cantante de principio a fin.

El despliegue de talento del boricua comenzó a las 9.10 p.m., y aunque la fiesta arrancó con una hora de atraso, algo que desesperó a más de una, el cantante entró en grande en el escenario cantando “Será será” de su último disco que da nombre a la gira.
“¡Hola, San José, pura vida mi gente!” fue el saludo con el que el intérprete empezó a calentar la noche y a dar ánimo a sus fans, quienes no pararon de gritarle por sus movimientos sensuales.
Siempre acompañado por sus bailarines, el boricua se empezó a echar al público en el bolsillo cuando apareció con su camisa desabotonada, mostrando parte de su torso y entonó uno de sus clásicos más queridos “Dime que me quieres”.
Como si fuera poco luego vendría el tema “Déjate llevar” y el intérprete empezó a bailar sobre una jaula que se ubicada en el centro del escenario.
“¡Buenas noches, San José! ¿Cómo estás? Muchas gracias por estar aquí. Mucha gente me preguntó si cancelaba el show por la lluvia, y yo dije: ‘¡¿Estás loco?!’ llueva, relampaguee, la fiesta sigue. ¿Estamos listos para cantar mi gente?”, afirmó el cantante, lo que exaltó el ánimo de los presentes.
La melancolía y el baile son un muy buen antídoto contra el frío, y el boricua se agarró de eso para continuar la velada.
La “corta venas” “Vuelve” así como las alegres “Livin’ la vida loca”, “She bangs” y “Shake your bon bon”, fueron las canciones que eligió el artista para hacer al público cantar a coro y mover las caderas.
Luego de un cambio de vestuario, Martin regreso con una camiseta de tirantes, arrancando suspiros, enseñando sus músculos y tatuajes, y complació a más de una con sus clásicos “María” y “Tu recuerdo”.
“Me gustaría visitar el comienzo de mi carrera, quisiera cantar una canciones que son muy importantes para mí”, fue el anuncio que hizo el boricua, para el siguiente segmento de canciones, con las que empezó a cerrar su show.
El cantante desafió el agua con un popurrí de las piezas “El amor de mi vida”, “Fuego contra fuego” y “Te extraño, te olvido, te amo”.
Luego siguió con “Frío”, otro tema de su nuevo disco en el que canta con el dúo Wisin & Yandel, “I am”, “Más”, “La bomba” y “Pégate”, todas acompañadas de coreografías.
El cantante también sacó tiempo del recital para recordarle a la gente que hay que “tener buena vibra”.
“Quiero que empecemos a mandar energía positiva a todo el mundo. Quiero que Costa Rica sirva de antena esta noche para enviar esa energía a todos los países”, afirmó.
Luego terminó de coronar la noche con “La copa de la vida”, a lo que los presentes le seguían a coro con un “go, go, go”.
A las 10.30 p.m. el boricua se despidió de los escenarios. “Muchas gracias por su cariño y su fuerza. Hasta la próxima chiao”, dijo.
Mas los gritos de “otra, otra” del público calaron en el artista, quien se devolvió para cantar una solitaria “Lo mejor de mi vida eres tú”.

Carolina Barrantes
[email protected]

Ver comentarios