Enviar
Fiscal general pide mayor colaboración al Departamento de Justicia de Estadios Unidos
Ni a Costa Rica ni a EE.UU. les conviene una ruptura

• Francisco Dall’Anese asegura que la cooperación ha sido de acuerdo con los intereses de Estados Unidos. "Nosotros le hemos cooperado"


Danny Canales
[email protected]

Francisco Dall’Anese, fiscal general, considera que el altercado padecido la semana anterior en el aeropuerto de Miami fue la gota que derramó el vaso en torno a las diferencias que han enfrentado en los últimos años con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.
El fiscal cuestionó que en los últimos años la cooperación ha sido unilateral, pues el país les brinda un fuerte apoyo y recibe un trato raquítico desde Estados Unidos en cuanto al apoyo para resolver investigaciones que se siguen en el país.
Sin embargo, lejos de pensar en una ruptura de relaciones con su homólogo norteamericano, Dall’Anese asegura que es el momento idóneo para resolver las diferencias, pues considera que a ninguno de los países le sirve un distanciamiento.

¿Cuál es la molestia del Ministerio Público con el Departamento de Justicia de Estados Unidos?
El problema es que no nos han atendido con extradiciones y otros trámites solicitados. En algunos casos nos avisaron que teníamos una hora para formalizar las cosas; es imposible para el mismo Estados Unidos formalizar una petición en ese tiempo. Todo eso lo fuimos hablando con los dos cancilleres, tanto con el canciller (Roberto) Tovar como con el canciller (Bruno) Stagno.

Si las diferencias vienen de tiempo atrás, ¿por qué trascienden hasta ahora?
Usted comprenderá que cuando pasa alguna cosa de estas uno no puede formalizar una queja porque eso de alguna manera implica un deterioro de relaciones; nuestra posición fue tratar de llevar las cosas verbalmente, tratando de arreglarlas, pese a que desde que yo entré aquí, en diciembre de 2003, me encontré que había cosas de 2001 que no habían sido respondidas por Estados Unidos

¿Cuándo pasan de lo verbal al reclamo formal?
El 14 de febrero, pues llegamos al colmo de que hacen una oferta pública (la Fiscalía Federal de Fraude de Estados Unidos) de una recompensa por un presunto terrorista; ante esa recompensa, que apareció en la prensa el 12 de febrero, yo le pregunté a don Jorge Rojas y me dijo que no sabía nada. Eso priva a Costa Rica de ubicar al presunto terrorista, ver cuáles son sus vínculos, ver cuáles son las actividades que está haciendo en el país; es decir, desarticular la red eventual de actividades terroristas o de lavado o lo que sea que está haciendo, pues al ver la información, sale del país lo antes posible.

¿Hubo una respuesta sobre la queja formal del 14 de febrero?
No ha habido una sola respuesta.

¿Cómo ha sido la cooperación de Costa Rica con Estados Unidos?
Vamos a ser claros: la cooperación ha sido de acuerdo con los intereses de Estados Unidos. Nosotros les hemos cooperado, ellos han reconocido que somos el mejor servicio de justicia que han tenido en América Latina, no ahora en mi gestión, desde hace mucho tiempo. Pero es unilateral, ellos solo cumplen cuando tienen un interés en que algo que tenemos aquí camine.

¿Cuáles respuestas han tenido de las autoridades norteamericanas en las gestiones para encontrar una solución?
Nosotros, cuando nos hemos sentado a hablar, siempre dicen que van a arreglarlo todo, vino una gente del Departamento de Estado, del Departamento de Justicia, luego me reuní con el embajador (Peter) Brennan, luego con el señor (John) Baesley, en todo este tiempo no se ha pasado de sentarse a hablar promesas de que las cosas van a cambiar y nosotros hemos venido dando tiempo y tiempo (...), más bien hemos sido muy pacientes.

¿Considera que el haber trascendido las diferencias con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, podría ayudar a que las cosas cambien?
Creo que sí, pero sobre todo porque ni a Estados Unidos ni a Costa Rica les conviene que las cosas no caminen, creo que las cosas se deben arreglar, debe haber una cooperación pero bilateral, con mejores términos que favorezca a las dos partes. A nosotros no nos sirve mantener una ruptura de trabajo con Estados Unidos porque nos podemos convertir en la guarida de todos los perseguidos de Estados Unidos. No se trata de eso, se trata de sentarnos y que seriamente comencemos a hablar de la cooperación adecuada, no podemos permitirnos ni maltratos; es decir, no puede ser que estén esperando en el aeropuerto y que lo llamen por los parlantes y que lo lleven a un salón donde se supone que hay personas sospechosas de cometer un delito.

¿La respuesta de la Embajada de Estados Unidos sobre el altercado en el aeropuerto de Miami lo dejó satisfecho?
La embajada dice que fue un procedimiento de rutina, eso no es cierto, a mí me llevaron a un lugar donde llevan a las personas que van a expulsar, vi a una persona esposada en el salón, ese no es un lugar donde lo pasan a uno para una verificación rutinaria, ahí pasan a los sospechosos de delitos y yo no puedo estar satisfecho cuando me detienen y no me explican por qué.

¿Cómo se resolvió su situación en el aeropuerto?
Las cosas se resuelven cuando yo les digo ‘ustedes no me dejan entrar y yo no quiero estar aquí’, entonces les indiqué que si me devolvían los documentos yo les garantizaba que me devolvería. Luego ellos me dijeron, ‘bueno pero se va a ir’, a lo que les respondí ‘claro que me voy a ir’, entonces me escoltan para asegurarse de que cambiara mi boleto.

La embajada de Estados Unidos ha cuestionado que no hubo una adecuada coordinación de su viaje, ¿qué opina?
Mire, eso es lo que dice la embajada, pero la embajada designó al señor John Baesley como la persona acreditada en Centroamérica en materia de justicia para que hiciéramos todos los contactos y coordinaciones para realizar estas diligencias y el señor Baesley estaba al tanto.

¿Va a propiciar una reunión con el embajador de Estados Unidos?
Esto de las relaciones internacionales son materia del Poder Ejecutivo, en cabeza del canciller, y simplemente yo lo que voy a hacer es esperar las indicaciones de Cancillería como corresponde, aquí hay que explicar mi posición.

¿Está satisfecho como ha manejado la Cancillería los reclamos formulados?
Sí, hasta el momento considero que la Cancillería está haciendo el trabajo como corresponde.
Ver comentarios