Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 31 Agosto, 2015

La buena noticia es que Jesús, la Iglesia católica renovada, y el Papa no transitan por la ruta oportunista, estigmatizadora y “neoconservadora”

…desde Moncho

¿Neo… qué?


“452. En esta hora de América Latina y el Caribe urge escuchar el clamor, tantas veces silenciado, de mujeres que son sometidas a muchas formas de exclusión y de violencia en todas las formas y en todas las etapas de la vida…”
El texto no salió de algún documento “bolivariano” ni de alguna conferencia, de esas a las que asisten “las feministas neomarxistas impulsadoras de la teoría de género”.
No. Es parte del Documento Conclusivo de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe de 2007. Presidió la Comisión Redactora del Documento Final de Aparecida el entonces el obispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.
En el libro El Jesuita, los autores Ambrogetti y Rubin narran que en 2003, frente al presidente Kirchner, el cardenal Bergoglio, en el Tedeum del año, criticó “a los que se sienten tan incluidos que excluyen, a los demás, tan clarividentes que se han vuelto ciegos” y advirtió que “copiar el odio y la violencia del tirano y del asesino es la mejor forma de ser su heredero”… lo dijo, el hoy obispo de Roma y líder espiritual de la Iglesia católica universal. Debería ser suficiente mensaje para quien despotrica contra las mujeres que viven “violencia en todas las formas y en todas las etapas de la vida” y que luchan por reivindicar sus derechos
…¿No fue la socialdemocracia ortodoxa europea la que asumió las tesis marxistas en la Segunda Internacional…?
El discurso de descalificar, o etiquetar adversarios, o mujeres que luchan por sus legítimos derechos con el mote de neomarxistas, es una perorata que ni los cubanos de Miami esgrimen hoy.
Como si no es suficiente la arenga moralina en la Asamblea Legislativa; el secretario general del PLN, retoma el lenguaje, “neoconservador”, que cuestiona el disfrute de la sexualidad de las mujeres.
Periodista… “¿Ud., quiere decir, entonces, que algunos están más preocupados por los temas sexuales que por el meollo del mensaje religioso?”: …
“Basta escuchar algunas homilías… que terminan siendo morales… y dentro de la moral se prefiere hablar de la moral sexual, de todo lo que tenga algún vínculo con el sexo. Que si esto se puede, que si aquello no se puede. Que si se es culpable, que si no se es culpable.
Y entonces, relegamos el tesoro de Jesucristo vivo, el tesoro del Espíritu Santo en nuestros corazones, el tesoro de un proyecto de vida cristiana que tiene muchas otras implicaciones más allá de las cuestiones sexuales…
Dejamos de lado una catequesis riquísima, con los misterios de la fe, el credo y terminamos centrándonos en si hacemos o no una marcha contra un proyecto de ley que permite el uso de preservativos”… Respuesta de Jorge Bergoglio, en El Jesuita. Op.cit
¿Estrategia Trump en Costa Rica…?
Frente a posturas medievales, de un dirigente político, que parece desconocer las extraordinarias luchas de las mujeres de su partido, la buena noticia es que Jesús, la Iglesia católica renovada, y el Papa no transitan por la ruta oportunista, estigmatizadora y “neoconservadora”.

Iris Zamora