Negociaciones con Irán dan buenas señales
El ministro iraní de exteriores Mohamed Yavad Zarif presentó una nueva propuesta para aliviar las inquietudes sobre el programa nuclear iraní. AFP/la República
Enviar

Negociaciones con Irán dan buenas señales

El primero de los dos días de negociaciones nucleares entre Irán y un grupo de seis países -Estados Unidos y Rusia, entre ellos- concluyó ayer con señales alentadoras sobre el posible resultado del dialogo y comentarios que revelan una confianza mesurada de las partes.
El ministro iraní de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, presentó una nueva propuesta de su país para aliviar las inquietudes que suscita el desarrollo de su programa nuclear, con el que ha llegado a niveles de enriquecimiento de uranio muy próximos al necesario para fabricar una bomba nuclear.


Occidente, con Estados Unidos a la cabeza, teme que el verdadero fin de las actividades nucleares iraníes sea militar y no energético o médico, como afirma Teherán desde hace años.
La propuesta iraní fue bien recibida, según confirmó el portavoz de la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Michael Mann, lo que fue corroborado por el viceministro iraní de Exteriores, Seyed Abbas Araqchi, en declaraciones a la prensa.
El portavoz europeo también confirmó que "por primera vez" se tuvieron "discusiones muy técnicas" sobre cómo garantizar los fines pacíficos del programa nuclear de Irán, lo que éste país quiere que vaya aparejado al alivio de las sanciones económicas por parte de EE.UU. y la Unión Europea.
La reunión estuvo encabezada por el ministro Zarif, por la parte iraní; y por la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, por sus contrapartes (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania).
En la segunda parte del día, las delegaciones se reunieron a nivel de viceministros para analizar los aspectos técnicos de la propuesta de Irán y en qué medida esta coincide o diverge de un planteamiento anterior de la UE.
Este último consistía principalmente en medidas para determinar de manera creíble la cantidad y el nivel de enriquecimiento del uranio, ofrecer una mayor capacidad de control al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y el cierre de una planta donde se sabe que se enriquece la mayor parte de esta sustancia.
En cambio, la posibilidad de exportar el uranio enriquecido al 20% para someterlo a un procedimiento de disolución que rebaje este nivel ha sido rechazada por Irán, que no ha negado que este procedimiento pueda realizarse dentro del país.
La UE describió la atmósfera de los primeros encuentros entre los representantes iraníes y del resto de países como "positiva", "cordial" y en todo caso diferente a la que reinaba en las reuniones con el equipo negociador del gobierno iraní anterior.

Ginebra/EFE


Ver comentarios