Negarse a realizar prueba de alcohol tendría multa de ¢306 mil
Foto cortesía MOPT/La República.
Enviar

Quien se niegue a realizar prueba de alcohol podría ser multado, según un proyecto de ley que se discutirá hoy en la Asamblea Legislativa.

De esta forma a quien se niegue a realizar la prueba de expiración de aire tendría que pagar una multa tipo A, es decir de más de ¢306 mil, y la acumulación de seis puntos en la licencia.

Además, si el conductor no está satisfecho con el resultado de la prueba, podrá solicitar una nueva prueba de expiración de aire, y hasta una tercera.

Si el test confirma los resultados de las pruebas de aire o sale superior, el infractor deberá pagar el servicio, en caso de ser lo contrario lo asumiría el Consejo de Seguridad Vial.

Ante esta medida, el proyecto permitiría a centros de salud y laboratorios, públicos y privados a realizar las pruebas de alcohol, mediante la acreditación del Colegio de Químicos Clínicos y del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

También se sancionaría, a quien esté mal estacionado, el exceso de pasajeros, el traslado de personas en los cajones de los carros, y el retiro de placas a los extranjeros que conduzcan después de tres meses de haber ingresado al país, cuando las luces del vehículo no funcionen o cuando el aprendiz con permiso temporal no vaya acompañado de alguien, lo que no ocurre en la actualidad.

Ver comentarios