NASA incorpora nuevo competidor de SpaceX con naves reutilizables
Enviar

Elon Musk enfrenta un nuevo problema procedente de un recién llegado con una nave espacial reutilizable después de que la NASA dividió un acuerdo de transporte de carga con un valor de $14 mil millones entre su emprendimiento SpaceX, Orbital ATK y la menos conocida Sierra Nevada.

SpaceX y Sierra Nevada están a la vanguardia de las empresas que tratan de reutilizar naves costosas para exprimir los costos de manera que los vuelos espaciales sean más asequibles para los consumidores. Sierra Nevada está diseñando un orbitador con alas llamado Dream Chaser que aterrizaría en pistas comerciales luego de sus misiones, en tanto la cápsula Dragon de SpaceX apunta a aterrizar en pocos años en forma vertical sobre tierra en vez de zambullirse en los mares.

La innovación espacial llevada adelante por empresas privadas y no por los gobiernos ha sido una meta de la administración Obama. El convenio más reciente cubre misiones al laboratorio en órbita por un lapso de seis años a partir de fines de 2019, dijo este jueves la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio. Estos otorgamientos tienen lugar en momentos en que la agencia espacial trabaja para fomentar las misiones comerciales y el Congreso proclama poner fin a la dependencia estadounidense de los motores para cohetes importados.

“El anuncio de hoy es un acuerdo importante que proyecta aún más al futuro la visión del presidente”, dijo en un comunicado Charles Bolden, administrador de NASA.

El valor total de los contratos dependerá de los tipos de misiones solicitados, pero probablemente estará muy lejos del máximo, dijo en una conferencia de prensa en el Johnson Space Center de Houston, Kirk Shireman, gerente de programa para la Estación Espacial Internacional. Cada proveedor volará un mínimo de seis misiones.

Dream Chaser de Sierra Nevada se apresta a ganar prominencia con el contrato, aportando a la vez un nuevo giro al concepto de nave espacial reutilizable promovido por Musk. SpaceX transportó exitosamente un cohete de 14 pisos desde el borde del espacio hasta una plataforma de lanzamiento en Florida en diciembre y ha diseñado tecnología similar de aterrizaje vertical para sus cápsulas Dragon.

Con la forma de un primo más pequeño del transbordador espacial, la versión para carga del Dream Chaser tendrá seis alas plegables que le permiten despegar sobre un cohete protegido al mismo tiempo por los carenados de lanzamiento estándar. Se trata de la cubierta endurecida que se desprende cuando el vehículo llega al espacio. A diferencia del transbordador, la nave de Sierra Nevada está fabricada con materiales no tóxicos que permitirían a las misiones aterrizar desde el espacio en pistas comerciales.

El Dream Chaser facilitaría a los científicos acelerar el envío de las muestras de investigación sensitiva hacia la Tierra dado que su reingreso sería en un ángulo de menor deterioro por el uso debido a las fuerzas gravitacionales del que existe en las cápsulas, dijo Julie Robinson, científica jefa de la estación.

 

Ver comentarios