Enviar
Nadie más grande

Pasaron 287 semanas, 2.009 días, cinco años y medio, como se le quiera ver, no existe ninguna otra persona en la historia del tenis con más tiempo como número uno del mundo que el suizo Roger Federer, cifras que lo sitúan como leyenda en el olimpo de este deporte.
Tras coronarse por sétima vez como campeón de Wimbledon, era inevitable el paso del tiempo para consagrar al helvético con este registro histórico, que bate la marca que dejó el estadounidense Pete Sampras el 13 de noviembre de 2000 cuando llegó a las 286 semanas en la cumbre. En aquel entonces una marca que lucía inalcanzable.
Detrás de ellos quedaron el checo Ivan Lendl (270), y los estadounidenses Jimmy Connors (268) y John McEnroe (170). El ascenso a la inmortalidad para Roger inició el 2 de febrero de 2004, cuando llegó a su primera semana como monarca mundial.
Como si fuera poco, Federer también tiene el récord como el jugador con más semanas consecutivas en la punta, desde febrero de 2004 hasta el 18 de agosto de 2008, lo que posicionó su nombre como toda una superestrella a nivel mundial.
En conmemoración a esta marca, Nike lanzó una edición limitada de zapatos deportivos llamada “287”, de las cuales solo se crearon 287 pares, a un precio de $287. En únicamente 20 minutos se agotaron las ventas.
El “expreso suizo” acumula 75 títulos durante su carrera, de los cuales 17 de ellos son de Grand Slam.

Sergio Alvarado
[email protected]



Ver comentarios