Enviar
Proyectos universitarios están valorados en $70 millones
Nacional financiará obras de UCR

• El contrato de fideicomiso recibió refrendo de la Contraloría

Wilmer Murillo
[email protected]

Mediante un fideicomiso autorizado por la Contraloría General de la República, la Universidad de Costa Rica (UCR) construirá varias obras en su complejo educativo.
El proyecto incluye la remodelación del edificio de la Facultad de Derecho, la construcción de un edificio multicultural, clínicas para la Facultad de Odontología, la biblioteca para la Facultad de Ciencias Agroalimentarias, residencias estudiantiles en las sedes de Limón y Central y la reubicación de la oficina de Servicios Generales.
“Actualmente en las clínicas se atiende un promedio de 300 personas por día, a las que se les realiza todo tipo de tratamientos”, dijo Yamileth González García, rectora de la institución.
La Contraloría refrendó el contrato, suscrito el 23 de noviembre de 2007, como parte de un proceso de titularización para la construcción de más de 90 mil metros cuadrados de infraestructura, además de vías de acceso, iluminación y obras de seguridad.
Mediante este esquema la UCR procura captación de fondos a través de la emisión de títulos valores por un máximo de $70 millones, respaldados por el futuro flujo de caja proveniente de recursos del Fondo Especial para el Financiamiento de la Educación Superior Estatal.
Una vez que se firme el documento entre la UCR y el Nacional, el fideicomiso permitiría titularizar para obtener en el mercado de valores los dineros que se canalizarán a la construcción de las obras y la elaboración de los planos respectivos.
La Universidad estudió diferentes opciones y modelos de financiamiento existentes en el mercado, mediante la evaluación de posibles préstamos directos por parte del Banco Centroamericano de Integración Económica, el Banco de Costa Rica, y el Banco Popular y de Desarrollo Comunal.
La opción de acudir a un esquema de titularización con el Banco Nacional se mostró como la más viable, por cuanto contempla un modelo para garantizar la ejecución y administración de los proyectos a ejecutar y, por otra parte, el riesgo por variaciones en las tasas de interés por las diferencias cambiarias no es asumido por la Universidad.
Por su parte, el organismo contralor considera que la UCR está en capacidad de cancelar los arrendamientos, con lo cual el fideicomiso tendría la certeza de atender las obligaciones que contraiga.
Tras el análisis respectivo las partes lograron determinar la capacidad del fideicomiso para generar flujos y cubrir las obligaciones contraídas para su implementación y operación.
No obstante, la Contraloría observó que la veracidad y razonabilidad de los escenarios y supuestos utilizados para elaborar las proyecciones financieras del Fideicomiso quedan bajo responsabilidad exclusiva de las partes firmantes.
Bajo el esquema propuesto la Universidad no contrae crédito alguno. Es decir, la obligación que adquiere la UCR es la cancelación de arrendamientos, lo cual no constituye una forma de endeudamiento público.
El Banco Nacional ha contribuido a titularizar represas hidroeléctricas a través de este modelo financiero que le ha generado buenos resultados.
Es considerado una herramienta financiera que no solo se vislumbra como impulsora del mercado bursátil costarricense, sino además de ser capaz de llenar el vacío de que adolece el país en materia de infraestructura y dar utilidades a la empresa privada.
La escasez de papel y la alta cantidad de recursos que generarán las operadoras de pensiones son alicientes para la figura que, en otros países, incluso es utilizada para construcción de carreteras, proyectos turísticos y aeropuertos, por la ventaja que ofrece de no incrementar la deuda interna.


Ver comentarios