Enviar
• Mercado Integrado Latinoamericano se convierte en el puesto de bolsa más grande de la región
Nace una nueva plaza de inversión en Sudamérica

• Centroamérica espera regulaciones para tener algo similar

El 22 de noviembre empezaron las pruebas del MILA (Mercado Integrado Latinoamericano), que aglomera las bolsas de valores de Colombia, Santiago de Chile y Lima, Perú.
Con la integración de sus plataformas de negociación se abarca el mercado bursátil más grande en empresas con 563 opciones de inversión, el segundo más grande en capitalización con $14 mil millones y el tercero por volumen de negociación con $57 mil millones.
El crecimiento en esos países ha impulsado a sus respectivas bolsas, que en lo que va del año acumulan ganancias de entre el 30% y el 44% y se espera que las tres economías se expandan un 5% el próximo año.
“En la primera etapa de integración solo se realizarán operaciones de renta variable, en una segunda etapa existe el desafío de incorporar nuevos instrumentos, como cuotas de fondos de inversión o los valores extranjeros que se transan en cada una de las bolsas”, dijo el gerente de la Bolsa de Comercio de Santiago, José Antonio Martínez.
En cuanto el mercado esté operativo al 100% la primera prioridad es desarrollar índices, lo cual tardaría al menos un año, explica Martínez.
Para Costa Rica esto podría ser un ejemplo de cómo la unión de varios mercados pueden funcionar.
“La fusión de operaciones de las Bolsa de Perú, Brasil y Chile, es un ejemplo de organización, donde se unen mercados con el propósito de dar profundidad al mercado, lo cual permite a los inversionistas tener una mayor oferta de opciones de inversión, lo que genera mayor liquidez, que redunda en beneficios económicos importantes, ya que se tiende al parámetro económico de mercado perfecto, lo que significa un precio adecuado para los valores”, dijo Douglas Soto, gerente del Puesto de Bolsa del Banco de Costa Rica.
Este ejemplo podría servir para Amerca, el nombre que se le dio a la iniciativa centroamericana de las bolsas de Panamá, El Salvador y Costa Rica, de trabajar un libro de órdenes conjunto, para comprar valores desde los tres países.
Este proyecto está siendo retomado por las tres bolsas. Panamá ya tiene las regulaciones para puestos remotos y oferta homologada lista. El Salvador está con un proyecto de ley de operadores remotos por aprobar y en Costa Rica la propuesta regulatoria se encuentra en manos de la Superintendencia General de Valores”, dijo José Rafael Brenes, gerente general de la Bolsa Nacional de Valores de Costa Rica.
La parte tecnológica de esta plaza de negociación centroamericana está lista y en pruebas, por lo que faltan solo los temas regulatorios.
El plazo para inicio de operaciones de la plataforma aún no está definido, dado que se requieren aprobaciones que dependiendo de la voluntad política podría ser muy rápido o tardar años.
El MILA no descarta la adhesión de nuevos países a la plaza de inversiones, pero los expertos consideran que para Costa Rica eso no es muy factible.
“En Perú, Chile y Colombia el mercado de capitales es muy desarrollado en comparación con Costa Rica, donde prácticamente no se transan valores accionarios y cada vez son menos los emisores inscritos. En este sentido, para un país como el nuestro, dadas las condiciones actuales, no genera mayor valor agregado la adhesión a un mercado de este tipo”, explica Marvin Sánchez gerente de Popular Valores.
Si los inversionistas ticos están interesados en algún momento en incursionar a esos mercados también se les recomienda paciencia.
“Por ahora recomendaría seguir el desarrollo de este mercado al menos por unos meses, antes de tomarlo en cuenta para otros fines; esto rige tanto para emisores interesados como para inversionistas”, dijo Juan Carlos Araya, gerente del puesto de Bolsa Lafise.


Ver comentarios