Enviar
Plan busca uso de productos locales en restaurantes
Nace propuesta de gastronomía tica

Sostenibilidad agrícola y crear empleo promueve proyecto

Empresarios, instituciones públicas y de investigación promueven la creación de una gastronomía costarricense.
La propuesta busca incorporar a la mesa de restaurantes y de las familias cientos de plantas silvestres comestibles que no son parte de la dieta nacional.
El Plan Nacional de la Gastronomía Sostenible y Saludable va más allá del solo rescate de la comida típica del país.
El proyecto promueve la incorporación de prácticas sostenibles en la producción y manipulación de alimentos, bebidas y la creación de nuevos platos.
Además, no trata de proponer recetas sino de servir de guía y de referencia a quienes procuren nuevas creaciones para que sean auténticas, únicas y puedan llamarse costarricenses.
Entre los aspectos claves de la iniciativa está la creación de una certificación para restaurantes.
El formato tendría una similitud con la clasificación de los hoteles nacionales en los que se garantiza su operación limpia, ecológica y de uso racional de los recursos.
La iniciativa fue lanzada por el Instituto Costarricense de Turismo, la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore), el Club de la Gastronomía Epicúrea y el Instituto Nacional de la Biodiversidad (INBio).
Al plan se han incorporado el Instituto Nacional de Aprendizaje y los ministerios de Cultura, de Salud y de Agricultura.
“Hay un compromiso de los sectores privado y público de impulsar el Plan Nacional de Gastronomía con el fin de promover el proyecto”, aseguró Alfredo Echeverría, del Club de la Gastronomía Epicúrea.
Uno de los aspectos fundamentales de la iniciativa es que puede integrar diversos sectores de la sociedad nacional. Desde la parte productiva, los restaurantes, los hoteleros y el científico.
“Detrás de un plato servido en una mesa hay un encadenamiento que va desde el agricultor hasta el chef que incorpora un nuevo producto nacional en su menú”, explicó María Emilia Morales, de Cacore.
Por otra parte, el país tiene un potencial en plantas comestibles. Un estudio del INBio muestra que hay hasta 600 especies que no están en la dieta del costarricense.
“Un ejemplo es la verdolaga, que crece mucho en los cafetales y que tiene un alto contenido alimenticio y ahora se corta”, afirmó Randall García, director de Proyectos del INBio.
En el país hay casi 12 mil establecimientos comerciales dedicados a la venta de comida que podrían favorecerse con la creación de una gastronomía nacional.
El sector turístico sería uno de los beneficiados con el proyecto.
“El turismo genera desarrollo sostenible y bienestar humano. Nos invita a acercarnos a nuestras raíces culturales y qué mejor forma que a través del reforzamiento de nuestra identidad gastronómica”, resaltó Allan Flores, ministro de Turismo.

Oscar Rodríguez
[email protected]


Ver comentarios