Nace la mayor aerolínea del mundo
La fusión de las dos aerolíneas generará una facturación anual cercana a los $40 mil millones, además de 94 mil empleos. AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Nace la mayor aerolínea del mundo

American Airlines, la tercera mayor aerolínea de Estados Unidos y en proceso de reestructuración desde hace más de un año, anunció ayer un acuerdo de $11 mil millones para fusionarse con su competidora US Airways y crear la mayor compañía aérea del mundo.
"La nueva aerolínea contará con el tamaño, amplitud y capacidad para competir de una forma más eficiente y rentable en el mercado global", dijo al realizar este esperado anuncio Doug Parker, presidente y consejero delegado de US Airways, que ocupa el cuarto puesto del mercado aéreo estadounidense.
La empresa combinada contará con una facturación de cerca de $40 mil millones anuales, unos $94 mil  empleados, 950 aviones, 6.700 vuelos diarios a 336 destinos en 56 países y un tráfico aéreo superior al de la hasta ahora mayor aerolínea del mundo, la también estadounidense United Continental.
La nueva empresa mantendrá su sede en Fort Worth, en el estado de Texas, y el nombre de American Airlines, que en los últimos meses ha puesto en marcha un "lavado de cara" integral de su marca, que ha pasado desde modernizar su logotipo hasta los uniformes de su personal de vuelo.
El muy anticipado acuerdo tendrá que recibir el visto bueno del juez del tribunal de bancarrota neoyorquino que ha estado supervisando la suspensión de pagos de American Airlines y de las autoridades reguladoras de EE.UU., y de ser aprobado supondrá concluir el proceso de consolidación del sector en este país.
En 2008, Delta Airlines compró a su competidora Northwest, dos años más tarde United se fusionó como Continental y en 2011 Southwest hizo lo propio al comprar AirTrain Holdings, con lo que se ha reducido el número de competidores a cuatro grandes aerolíneas que controlan más del 80% del mercado estadounidense.
Ahora ha sido el turno de American Airlines, que se tuvo que acoger a la Ley de Bancarrotas estadounidense en noviembre de 2011 para reestructurar su abultada deuda, reducir sus elevados costes y tratar de recuperar el liderazgo del que alguna vez gozó, lo que parece que conseguirá ahora gracias a su fusión con US Airways.
La transacción implica que los acreedores de American contarán con un 72% del capital de la nueva compañía, mientras que los accionistas de US Airways se quedarán con el 28% restante, muy por debajo de los términos que se habían puesto sobre la mesa cuando empezaron las negociaciones.
De este pacto nace una aerolínea valorada en $11 mil  millones que será dirigida por Parker, quien se hará con el puesto de consejero delegado, mientras que el hasta ahora presidente y director ejecutivo de American, Thomas Horton, ocupará el cargo de presidente no ejecutivo del consejo de administración.
Las aerolíneas prevén completar su fusión para el tercer trimestre de este año y que implique una reducción de costes anual de $1.000 millones a partir de 2015 gracias a las sinergias, aunque tendrán que anotarse un cargo extraordinario de 1.200 millones que repartirán a lo largo de los próximos tres años.


Nueva York/EFE


 

Ver comentarios