Enviar

¡Mujeres, tomemos control de nuestro destino financiero!

201503082259460.col2.jpg
La revista The Economist declaró que “la próxima ola gigante de crecimiento de la economía no vendrá de Internet, China o India, vendrá del empoderamiento de las mujeres”.
Las mujeres de este siglo somos supermujeres; hijas, hermanas, amigas, esposas, madres, administradoras del hogar, ejecutivas, emprendedoras y un sinfín de personajes que cambiamos de rol de manera impecable.
A la mayoría de nosotras nos gustaría tener más tiempo y más dinero, para hacer lo que yo quiera.
Chinearme, disfrutar a mis hijos, ejercicio, ayudar a otros. Trabajar menos y disfrutar más de la vida.
Estos son los deseos que nos comentan las graduadas del Taller Caja de Herramientas en el que compartimos todas las herramientas que nos llevaron a lograr nuestra libertad financiera.
Sin embargo, muchas viven atrapadas en un trabajo que no les satisface, sacrificando sus años más vivos, para mantener un estilo de vida que teóricamente requiere esos sacrificios.
En nuestra experiencia, esos deseos requieren ser libre financieramente, porque logrando la libertad financiera no se depende de nadie ni nada, ningún trabajo, relación, lugar o entidad. Y el primer paso para lograrlo es educarse.
El resultado final es que el dinero tiene un tremendo poder. El poder de liberarnos o de volvernos esclavas. Necesitamos estar conectadas al poder de la educación financiera.
Después de todo, la verdadera educación financiera nos permite lograr nuestros sueños.
Uno de los propósitos de Liber es inspirar a las mujeres a tomar acción y entender que ser financieramente libres no es ciencia aeroespacial. Cualquiera de nosotras puede lograrlo. Solo toma tiempo, educación y acción.
La meta es convertirme en inversionista; que el dinero trabaje para mí, esté yo presente o no, y que mis inversiones estén haciendo lo mismo, sin techo en mis ingresos.
La fórmula es sencilla. No sucederá de la noche a la mañana, pero le garantizo que cuando comience a ver el dinero entrando, sentirá que el camino ha valido la pena.
La clave es la educación y experiencia. Cuanto más inteligente sea con mis elecciones de inversión, mayor será mi éxito como inversionista.
Estos son cuatro pasos para educarse y alcanzar su libertad financiera: primero invierta en talleres de finanzas personales, aprendiendo de personas que ya han realizado este paso.
Segundo, lea sobre finanzas personales. Recomiendo Salir de deudas: La Transformación total de tu dinero, de Dave Ramsey; Psicología del dinero: Los secretos de una mente millonaria, T. Harv Eker, o Ingresos Pasivos: La semana laboral de cuatro horas, de Tim Ferris.
Otro punto, asesórese con personas que tengan inversiones, pregunte dónde invierte su asesor y cuáles son sus resultados y experiencia.
Por último, pregunte, cuanto más pregunte, más aprende. Y recuerde, la educación nunca termina… Tal y como dijo Maya Angelou: “Hazlo lo mejor que puedas hasta que sepas más. Cuando sepas más, hazlo mejor”.

María Laura Víquez
Experta finanzas personales
Liber Financultura

Ver comentarios