Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Mujeres llenan vacío agrícola en Estados Unidos

Bloomberg | Lunes 09 marzo, 2015

Si bien las mujeres siempre desempeñaron funciones importantes en las fincas familiares, son más las que están manejando la empresa y presentándose en nuevos mercados agrícolas. Shutterstock/La República


Mujeres llenan vacío agrícola en Estados Unidos

Los Danner llevan cuatro generaciones dedicados al negocio del campo en Aledo, Illinois. Durante ese tiempo —114 años en total—nunca hubo una mujer manejando su producción de soja.
Hasta ahora.
Kate Danner, de 26 años, se apresta a tomar el lugar de su papá.
“Prácticamente cualquiera puede manejar el tractor. Lo que cuenta para que el productor pase la prueba es el dinero en los libros y ser buen gerente empresarial”, dijo Danner, que se recibió en 2012 en la Universidad de Iowa con títulos en agronomía, administración rural y estudios ambientales.
En un momento en que un tercio de los productores estadounidenses son mayores de 65 años y menos jóvenes se suman a ellos, son más las mujeres que están llenando ese vacío, atraídas por la ganancia agrícola en alza y los avances tecnológicos que han reducido la dependencia de la mano de obra que caracterizaba el sector.
En 2012, las mujeres representaban 14% de los 2,1 millones de operadores principales de fincas, en comparación con 5% en 1978, muestran datos gubernamentales.
La agricultura ha estado en auge este último decenio en Estados Unidos, el mayor exportador agrícola del mundo. Los ingresos agrícolas este decenio son los más altos de la historia, promediando más de $116 mil millones anuales desde 2010, más del doble que en los años noventa, muestran datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.
Los valores de la tierra alcanzan niveles récord, después de que los precios del maíz y la soja, los dos mayores cultivos, aumentaron en los últimos años, así como también los del ganado en pie.
Si bien las mujeres siempre desempeñaron funciones importantes en las fincas familiares, son más las que están manejando la empresa y presentándose en nuevos mercados para cultivos de nicho, productos orgánicos o ventas directas a los consumidores a través de los mercados financiados por la comunidad o los mercados de productores, dijo Michael Stolp, asesor empresarial de Northwest Farm Credit Services en Spokane, Washington.
Con semillas que resisten a las plagas y tractores que se conducen solos, manejar una granja en la actualidad requiere menos trabajo manual y más habilidades de gestión empresarial, lo cual crea más oportunidades para las mujeres.
“A medida que la producción rural se vuelve más compleja, se necesitan perspectivas diversas. La agricultura se está volviendo más profesionalizada, lo cual implica múltiples orientaciones de carrera”, dijo Stolp.
Hannah Poush y su marido, Adam, dirigen su empresa familiar, Cider Works Farms, un huerto de manzanas, peras y cerezas en Orondo, Washington, fundado en 1980 por su padre, que posteriormente agregó un comercio minorista. Ella maneja el negocio, desde la plantilla de empleados hasta la contabilidad y el cumplimiento de las normas de seguridad de los alimentos.
“No soy mecánica, y mi marido tampoco, en realidad. Pero también me di cuenta que hay muchas maneras distintas de participar. No nos estamos haciendo ricos con esto, pero es una vida que tiene mucho sentido”, dijo Poush..

Bloomberg