Mujeres estadounidenses buscan ganar más
Enviar

Mujeres estadounidenses buscan ganar más

201403262312290.b.jpg
La participación cada vez mayor de las mujeres en esta capacitación es una de las formas que éstas tienen de aumentar sus probabilidades de ser empleadas y ganar salarios más altos. Bloomberg/La República
Sylas DeMello debutó en la construcción cuando era pequeña echando cimientos y clavando tablas en la terraza de madera familiar con su padre en Tennessee.
“Era más una tarea, pero la disfrutaba”, dijo DeMello, que actualmente es aprendiz en Murray Electric en Burlington, Vermont.

Gana $18 la hora y espera $25 cuando tenga su licencia de jornalera el año próximo. Su puesto fue “un ascenso inmediato” de un empleo anterior donde ganaba $13 la hora como ayudante de chef.
De Mello, de 32 años, forma parte de los más de 350 mil aprendices en los Estados Unidos, según el Departamento de Trabajo.
En 2012, apenas 6% eran mujeres, mostró un informe en diciembre del Center for American Progress con sede en Washington.
La participación cada vez mayor de las mujeres en esta capacitación es una de las formas que éstas tienen de aumentar sus probabilidades de ser empleadas y ganar salarios más altos, dicen algunos activistas.
Las mujeres mayores de 16 años conforman 53,6% de la fuerza de trabajo estadounidense, pero en 2012 representaron un 64% de los trabajadores con salario mínimo, según la Oficina de Estadísticas del Trabajo.
En el Reino Unido, la mayoría de los nuevos aprendices en 2012 fueron mujeres. Esto sobrevino luego de un esfuerzo de dos decenios destinado a reclutarlas en mayor número en áreas tradicionales de aprendizaje, como la construcción, y ampliar los programas a sectores dominados por mujeres, como la peluquería.
Esta ampliación en el Reino Unido ha significado más mujeres en aprendizajes con remuneración más baja, mientras que la ventaja salarial en los Estados Unidos entre aprendices y no aprendices beneficia más a los hombres que a las mujeres. No obstante, los activistas dicen que a las participantes les convienen más los programas pagos estructurados que brindan capacitación y experiencia que la alternativa, que podría ser el desempleo.
“Entrar en un aprendizaje para un oficio especializado constituye una oportunidad de igualación extraordinaria”, dijo Lauren Sugerman, director de Women and Work Projects en Wider Opportunities for Women, una organización sin fines de lucro de Washington que estimula una mayor ocupación femenina en empleos no tradicionales.
Sugerman, de 56 años, cuya carrera comenzó hace 30 años como constructora de elevadores en Chicago, dijo que es necesario resolver la ausencia de mujeres en ocupaciones no tradicionales –así considera el Departamento de Trabajo a toda área que tenga menos de 25% de mujeres- al analizar la paridad salarial.
“En realidad nadie sabía qué era un constructor de elevadores”, dijo. “Yo no lo sabía antes de dedicarme a esto; simplemente sabía que se ganaba el doble que trabajando como intérprete”.
Los aprendizajes matriculados combinan una capacitación estructurada en el trabajo con clases técnicas, y las participantes pagas reciben aumentos salariales a medida que sus habilidades avanzan. Los empleadores pueden tener derecho a recibir subsidios del Estado federal y beneficios fiscales estatales, según el Departamento de Trabajo.

Bloomberg


Ver comentarios