Mujeres sufren más las derrotas de la Sele
Durante el Mundial 2014, en el último partido que jugó la Selección, las estadísticas del 9-1-1 indicaron que hubo 493 llamadas por violencia intrafamiliar, 141 más que el día anterior de ese año. Archivo/La República
Enviar

Algunos quizá lloraron con la eliminación agónica de Costa Rica en el Mundial tras caer ante Brasil en los últimos minutos de partido.

Pero quienes más sufren este tipo de derrotas son las mujeres, víctimas de la violencia durante y posterior a los partidos de fútbol.

Es por eso que la Dirección General de Migración y Extranjería en conjunto con el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) y el Ministerio de Gobernación y Policía se sumaron a la campaña Metele un Gol al Machismo.

Esta es una iniciativa que impulsa la Fundación Justicia y Género con la contribución de Oxfam, y el financiamiento del Ministerio Holandés de Asuntos Exteriores.

Recientemente la Fundación Justicia y Género realizó un estudio centroamericano que permitió conocer las consecuencias de las altas tasas de violencia que se reportan en el ambiente futbolístico y que son generadas de los hombres hacia las mujeres, entre hombres y hacia sí mismos.

Esta investigación se llevó a cabo en El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica y se fundamenta en un

trabajo documental con expertas y expertos en el que también participaron representantes de instituciones nacionales, futbolistas, aficionadas y aficionados, dirigentes de equipos de fútbol y periodistas deportivos, entre otros.

La violencia de pareja e intrafamiliar, la de tipo sexual, agresiones entre hombres y hacia sí mismos, consumo de alcohol y de drogas ilícitas, delitos contra el patrimonio, accidentes de tránsito, ausencias e incapacidades laborales son algunas de las consecuencias de estas formas de violencia que se generan en el contexto del fútbol.

Derivado de este estudio surge la campaña Metele un Gol al Machismo como una iniciativa que busca constituirse en un recurso para que mujeres y hombres analicen los roles sexistas y reflexionen sobre la deconstrucción de la violencia que representa la masculinidad patriarcal, para dar espacio a conductas respetuosas de los derechos humanos.

Esta campaña se implementa en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, así como en los países africanos de Burundi y Liberia, y se dirige a hombres diversos de clase social, etnia, edad, preferencia sexual o en situación de discapacidad.

En Costa Rica, el Sistema de Emergencias 9-1-1 informó que los pasados 13 y 20 de mayo, fechas de partidos del campeonato nacional de fútbol de primera división, se recibieron 458 y 423 denuncias de violencia intrafamiliar respectivamente.

Estos números son superiores al promedio de 274 llamadas que se reciben diariamente en lo que va de 2018.

Entre las principales acciones de esta iniciativa se encuentran: la divulgación en medios de prensa, una serie de radio, spots de TV, campaña en redes sociales, sensibilización a nivel comunitario, acciones de promoción en asambleas legislativas para la creación de leyes sobre masculinidades responsables y paternidad.

“El llamado que hacemos desde el INAMU es a vivir la fiesta del fútbol sin violencia hacia las mujeres, recordando que la prevención es responsabilidad de toda la sociedad, que la indiferencia nos hace cómplices y que ser violento es una decisión. Es muy importante celebrar la gesta deportiva como sociedad respetuosa y solidaria”, indicó Lorena Flores, directora técnica del INAMU.



Ver comentarios