Arnoldo Mora

Arnoldo Mora

Enviar
Viernes 10 Enero, 2014

Un ilustre teólogo e historiador de la Iglesia, el Dr. Presbítero Miguel Picado realizó una admirable investigación en los Archivos de la Curia Metropolitana


Monseñor Sanabria, ayer y hoy

Uno de los acontecimientos más relevantes de nuestra historia fue lo acaecido a partir de 1942 entre las principales figuras políticas que forjaron la Costa Rica contemporánea. Me refiero a la alianza entre el. Dr. Calderón Guardia, Mons. Sanabria y D. Manuel Mora. A esa alianza patriótica debemos las mayores reformas sociales de nuestra historia, el fin del Estado liberal oligárquico y, gracias a la Constitución de 1949, inspirada en buena medida en las ideas de Rodrigo Facio, la consolidación de ese Estado reformista que intuyera D. Alfredo González Flores, el General Volio y, si queremos ir aun más lejos, la semilla sembrada por Mons. Thiel y el Lic. Félix Arcadio Montero.
Calderón, Sanabria y Mora, tres ilustres patriotas, concibieron y ejercieron el poder político, no como un fin para enriquecerse, sino como un medio para consolidar las libertades democráticas, fundadas en una mayor y mejor justicia social; ellos no escribieron esta luminosa página de nuestra historia improvisadamente. Cambiaron el país en una profundidad y trascendencia histórica como solo Juanito Mora lo había hecho en el siglo que los antecedió.


Ninguno sacrificó sus principios en aras del oportunismo y la venalidad. ¿Cómo se logró este maravilloso ejemplo de civismo que hoy recobra toda su vigencia ante la preocupante decadencia ética de los actuales y principales detentadores del poder político, económico y mediático del país?
Un ilustre teólogo e historiador de la Iglesia, el Doctor Presbítero Miguel Picado ha realizado una admirable investigación en los Archivos de la Curia Metropolitana (Arzobispado de San José) y ha publicado el resultado de esa ardua y rigurosa labor en un libro que acaba de publicar la EUNED titulado SECRETOS DE UN ACUERDO. MONSEÑOR SANABRIA Y MANUEL MORA. JUNIO DE 1943.
La obra consta de dos partes: la primera es expositiva y confrontativa. Allí el autor expone los hechos con detalle siempre basado en fuentes primarias y analiza las opiniones que diversos autores, especialmente historiadores, han dado posteriormente.
La segunda parte es un largo anexo reproduciendo los documentos encontrados en los mencionados archivos y que son en gran medida inéditos.
Como en este mes de enero la campaña electoral, —que el 2 de febrero culminará con las elección democrática de quienes han de regir los destinos de la Nación en el próximo cuatrienio— el tema religioso se convierte en objeto de discusión y debate, por desgracia sesgado por intereses y cálculos electoreros o de índole ideológica —pseudoteologías fundamentalistas— sumergirse en la lectura y la reflexión en torno a los palpitantes temas tratados en este libro, se convierte en una obligación para todos los costarricenses sinceramente interesados en el futuro del país.
De más está decir que el personaje central de la obra, además del Dr. Calderón y Manuel Mora, es el Arzobispo Víctor Manuel Sanabria. Y con sobrada razón; sus luchas y su inclaudicable voluntad de ser fiel a los más elevados valores patrios y cristianos, han hecho de él la figura cimera de la Iglesia costarricense. Su legado y su testimonio son hoy, a inicios del siglo XXI, más vigentes que nunca.
 

Arnoldo Mora