Monsanto dice que el próximo avance agrícola es hongo benéfico
Enviar

Monsanto, blanco de quienes critican técnicas agrícolas modernas, está introduciendo una nueva característica el año próximo para sus semillas de maíz genéticamente modificadas que dice que no solamente aumentará el rendimiento, sino que también reducirá el uso de fertilizantes y las emisiones de dióxido de carbono.

El gigante del mercado de semillas, junto con la compañía danesa Novozymes A/S, ha desarrollado una cobertura para semillas, hecha con un hongo benéfico que ayuda a las plantas en sus etapas iniciales de crecimiento.

Monsanto, con sede en St. Louis, que previamente en el año acordó ser comprada por Bayer AG, de Alemania, elogia el producto como un avance en la tecnología microbiana, en la cual los científicos recurren a hongos y otros organismos, como bacterias, para ayudar a los agricultores.

Los cultivos de maíz que reciben el nuevo tratamiento microbiano Monsanto-Novozymes– oficialmente conocido como Acceleron B-300 SAT – tuvieron mejores rendimientos que aquellos sin el tratamiento, dijeron el lunes las compañías en un comunicado. El producto se mantiene por mucho más tiempo en las semillas y es compatible con otros tratamientos químicos, a diferencia de versiones previas. Podría aplicarse sobre más de 36 millones de hectáreas para 2025.

El tratamiento de la semilla podría “convertirse en uno de los mayores productos biológicos en el sector agropecuario”, dijo Colin Bletsky, vicepresidente de la división de bioagricultura de Novozymes. “Al explotar el poder de los microbios de la naturaleza, los agricultores podrán producir más cultivos”.

Los agricultores han estado usando por décadas tratamientos químicos sintéticos para las semillas para proteger las plantas de pestes según echan raíces, y es una industria madura, dijo por teléfono John Combest, portavoz de Monsanto. Los tratamientos microbianos de semillas, en contraste, son productos de nicho que solamente han visto un auge en la última década, dijo. El mercado agrícola microbiano actualmente tiene $1.800 millones en ventas, en tanto el mercado de las sustancias químicas y pesticidas tradicionales está valuado en unos $240 mil millones, dijo Combest.

La nueva cobertura microbiana, derivada de un hongo llamado Penicillium bilaiae, opera creciendo a lo largo de las raíces de las plantas y ayudándolas a acceder al nitrógeno y al fósforo en el suelo. En pruebas, los cultivos que usaron el tratamiento microbiano tuvieron un aumento del rendimiento de más de 3 búshels por acre (0,4 hectáreas) en promedio, según el comunicado.

Las esporas permanecerán en las semillas por dos años. Ello se compara con 120 días para la versión anterior del producto, llamado JumpStart, que significaba que los agricultores tenían un límite de tiempo para plantar las semillas tratadas.

Más aun, los agricultores se cuidaban de aplicar ellos mismos JumpStart a las semillas, por cuanto no era compatible con tratamientos químicos tradicionales, incluso insecticidas y funguicidas. Ahora, Monsanto dice que puede incluir el tratamiento microbiano junto con otras coberturas antes de enviarlas a minoristas y agricultores.

Ver comentarios