Enviar
Monarcas no defraudan

Nueva York
EFE

La defensa de las coronas del Abierto de Estados Unidos, del suizo Roger Federer en el cuadro masculino y de la estadounidense Serena Williams en el torneo femenino, transcurrieron con sosiego ayer en la jornada de apertura, en la cual la belga Kim Clijsters acaparó para sí las emociones.
Federer amplió a 35 su relación de victorias en el Abierto de Estados Unidos luego de su trámite ante el joven Devin Britton, fijado en el puesto 1.340 por la ATP.
Federer dosificó sus esfuerzos y derrotó a Briton por 6-1, 6-3 y 7-5. Ahora se medirá al ecuatoriano Giovanni Lapentti.
Mientras, Serena Williams batió sin problemas a su compatriota Alexa Glatch por 6-1 y 6-4. Fue una jornada de sosiego para la tenista californiana. Y Kim Clijsters fue la que atesoró las emociones para sí. “He estado más nerviosa de lo habitual. Se han agolpado muchos recuerdos para mí”, dijo la tenista belga, que arrolló a la ucraniana Viktoriya Kutuzova (6-1 y 6-1), en su reencuentro con el Abierto de Estados Unidos, del que salió victoriosa en 2005.
Para mañana se espera el debut del español Rafael Nadal en este último Grand Slam de la temporada.

Ver comentarios