Enviar
Al director de Migración las quejas por herencias de otros gobiernos y críticas a la legislación vigente le suenan a pretextos
"Modernizar el Estado no es asunto de plata, sino de voluntad"

• Mario Zamora considera que más importante que el presupuesto en sí, es la capacidad de ejecutarlo con inteligencia

• Dirección extendió su red de servicios a 33 sucursales y abrió un call center sin necesidad de invertir

Eduardo Baldares
[email protected]

Cuando se cuestionan por arcaicos algunos procedimientos estatales, sobre todo los relacionados con el tortuguismo burocrático, salen a relucir argumentos defensivos por parte de los jerarcas.
Entre estas explicaciones, que en algunos casos suenan a clichés de tanto repetirse, está la frase “es que la administración anterior nos heredó un problema que nos estalló a nosotros”, o bien “hacen falta recursos”, sin olvidar la común “es necesaria una reforma a la ley y en la Asamblea Legislativa todo es muy lento”.
Empero, ¿es posible una
actuación institucional capaz de arrojar por la borda tales justificaciones y hacerlas parecer excusas? La Dirección General de Migración y Extranjería está empeñada en demostrar que sí se puede, y de cumplir sus objetivos le pondría un grano de arena al muro contra los pretextos.
Aunque para llegar a sus metas reconocen que falta bastante, en la entidad consideran que están en el camino correcto, y ponen de ejemplo la agilización de trámites.
De 45 pasos se bajó a 12, de tal forma que procedimientos que antes tardaban de tres a cuatro meses, los redujeron a 15 días, pero pretenden disminuirlos a solo horas mediante la digitalización.
El proyecto consiste en transformar la papelería en expedientes electrónicos, todos bajo un sistema integrado de escala nacional que permitiría realizar de computadora a computadora lo que se tramita actualmente de escritorio a escritorio.
“Falta mucho por hacer, pero no podíamos conformarnos con denunciar los mecanismos obsoletos del siglo XIX que nos encontramos al llegar. Había que ponerse a trabajar”, dijo Mario Zamora, director de Migración, quien aseguró que “todos los objetivos que vamos cumpliendo son gracias a los funcionarios, a mandos medios que
se han echado el equipo al hombro”.
La falta de recursos los ha obligado a solucionar los problemas de forma “ingeniosa”, pero sin el compromiso de los funcionarios no habría creatividad que bastase. “Por ejemplo, para interconectarnos con el Banco de Costa Rica, nuestros ingenieros trabajaron fines de semana enteros a partir de una base tecnológica raquítica, pero cumplieron su cometido”.
Sin que le costara un solo centavo a Migración, se convenció al Banco de Costa Rica para que fuese socio estratégico y habilitara 30 sucursales para trámites migratorios, todo un avance después de atender a los usuarios únicamente en las oficinas centrales de la Dirección.
La apertura del call center 900-1234567, mediante el cual el interesado puede consultar lo que quiera por ¢105 el minuto, tampoco implicó costos para Migración. “Más bien Radio Mensajes paga ¢1 millón mensuales a la Dirección. Sinceramente nosotros no habríamos podido asumir un centro de llamadas de 20 operadores”, confesó Zamora.


Ver comentarios