Enviar
Con Sumo
Moda y carencias hormonales

Carmen Juncos
[email protected]


El Museo Metropolitano de Nueva York decidió montar una exposición que evidencia la evolución del estilo de las supermodelos desde Twiggy y Verushka, con su introducción de la juventud extremadamente delgada, luego la imagen más fuerte que exigía el feminismo, como la de Jerry Hall, hasta Naomi Campbell, Turlington o Linda Evangelista, por mencionar solo algunos nombres.
Debe ser interesante observar esta exposición donde se evidencia el impacto de las supermodelos y la moda en la cultura popular.
Las modelos han cambiado los gustos de hombres y mujeres en el mundo pero no por un gesto creador genuino, sino porque tuvieron que dejar de comer y transformar sus cuerpos en casi piel y huesos para “dar la talla” que la industria de la alta moda vio como el gran filón que llevaría a un estilo de mujer superdelgada en la cual las prendas lucirían bien.
Así, la masa popular en general (hombres y mujeres) comenzó a modificar su concepto de belleza virando de lo que podría ser un término medio de mujer delgada pero con algo de carnes que le den forma, al estilo “esquelético” que luego requirió implantes.
Este cambio, no solo en el consumo de prendas sino en otros ámbitos, al no partir de la idea de estar saludable, ni tener control alguno por parte de las entidades de salud del mundo, produjo un fenómeno con “metástasis” en diversos campos.
Como todos sabemos, la moda “extradelgada” trajo consigo los padecimientos de anorexia y bulimia y una escasez de producción de hormonas en el cuerpo de las mujeres. Esto aumentó la tendencia a reproducirse menos, además de bebés nacidos con poco peso o deficiencias provenientes de las insuficiencias de su madre, entre otros problemas.
Definitivamente, no es lo mismo crear algo para mostrarlo como espectáculo en una pasarela que enfrentar luego las consecuencias de toda una revolución en las costumbres y gustos.
Usted… ¿qué piensa?


Ver comentarios