Misión imposible para meta de crecimiento en Italia
Angela Merkel, canciller de Alemania, y Matteo Renzi, primer ministro de Italia en una conferencia. Bloomberg/La República
Enviar

Las probabilidades conspiran contra las ambiciones económicas de Matteo Renzi para Italia.
El Primer Ministro necesitaría ver pasos de gigante en el segundo semestre de este año para cumplir con su meta de expansión del 1,2% para 2016. Los economistas dicen que eso no sucederá, lo cual sería un problema para Renzi y para el conjunto de la eurozona.
Entre los desafíos que enfrenta Renzi están un referéndum en noviembre que podría decidir su futuro político, el estancamiento de la economía y la debilidad de los bancos, recargados por deudas incobrables.
Por otro lado, el abaratamiento del petróleo y el debilitamiento del euro, sumados a un estímulo sin precedentes del Banco Central Europeo ayudaron el año pasado a la economía italiana a emerger de su recesión más prolongada desde la Segunda Guerra Mundial.
“El índice de crecimiento potencial de Italia es, al día de hoy, igual a cero o levemente negativo”, dijo Raffaella Tenconi, economista de Wood con sede en Londres. “Las empresas aún están muy endeudadas, la rentabilidad total es muy baja y la economía en general está en una posición particularmente difícil al no contar con independencia para su política fiscal y monetaria”, agregó.
El gobierno de Renzi, hasta el momento, mantiene en pie la proyección de crecimiento para 2016 estipulada en abril, a pesar de que la economía se estancó en el trimestre finalizado en junio. Un referéndum de noviembre sobre reforma constitucional se está convirtiendo rápidamente en un test para la popularidad del Primer Ministro de 41 años, con un desempleo que aumentó inesperadamente al 11,6% en junio y a una crisis bancaria que impacta a pequeños y grandes inversores. Renzi dijo que renunciaría si pierde esa votación.
Italia, al ser la tercera mayor economía de la zona euro, acota los esfuerzos de la región de tener un crecimiento dinámico y sostenible.
El estancamiento de Italia en el segundo trimestre puso de relieve el rol de Alemania como un pilar entre los 19 miembros de la zona euro. La economía alemana se expandió un 0,4% durante el periodo, dos veces más de lo previsto, gracias a la solidez que le presta su demanda interna en un cuadro de desempleo bajo y salarios en alza. La última instantánea del estado de la economía de la eurozona tras la votación del Brexit del 23 de junio se conocerá cuando se publiquen los resultados del estudio mensual entre gerentes de compras.



Ver comentarios