Enviar
Misión imposible 1944

• Tensión y adrenalina brillan por su ausencia, en esta sosa descripción de un complot fallido

Operación Valquiria
(Valkyrie)
Dirección: Bryan Singer. Reparto: Tom Cruise, Kenneth Branagh, Bill Nighy, Tom Wilkinson. Duración: 2:00. Origen: Alemania-EE.UU. 2008. Calificación: 5.

Un proyecto fílmico como “Operación Valquiria”, enfrenta un problema fundamental: cuenta una historia de suspenso basada en hechos reales, cuyo desenlace es conocido por todos. Se trata de un enorme reto para cualquier cineasta, pues hay que mantener en vilo al público, a pesar de su posición de ventaja, utilizando todos los recursos del lenguaje fílmico.
En años recientes, ejemplos ilustres como “Apolo 13” (1995) y “Vuelo 93” (2006), demostraron que aún es posible escenificar célebres eventos históricos, para armar intrigas cargadas de tensión emotiva.
Lo mismo no se puede decir de “Operación Valquiria”, cuyo director Bryan Singer (“X-Men”, 2000) ejecuta una labor de aceptable nivel profesional, mas resulta incapaz de generar las grandes emociones que la trama supone.
Tensión y adrenalina brillan por su ausencia, en esta sosa descripción de un complot fallido. En julio de 1944, el veterano oficial alemán Claus von Stauffenberg se alió con algunos colegas, en un desesperado intento por asesinar al dictador Adolfo Hitler y derrocar su régimen.
En calidad de intérprete y coproductor, Tom Cruise es quizá el principal motor creativo de esta producción valorada en $90 millones, la cual ofrece pocos momentos memorables. La narración procede de manera plana y monótona, casi tediosa, sin mayores sobresaltos ni sorpresas.
Hay documentales de History Channel que logran involucrar más directamente al público, mostrando —con precisión minuciosa— los detalles de una conspiración que pudo alterar radicalmente el camino de la humanidad.
Aquí se debió invertir más tiempo y cuidado en dos aspectos básicos: investigar las motivaciones que impulsaron al protagonista a traicionar a su propio líder; y exponer con claridad cada fase de su plan, para luego explicar exactamente qué salió mal. Sin estos datos, el espectador observa fríamente una cadena de sucesos tan dramáticos como predecibles.
Otro punto negativo, radica en la presencia misma de Cruise en el rol central. Su desempeño no es ridículo, como dijeron algunos; pero tampoco convence del todo. Con su imagen de buen chico estadounidense, él no luce creíble como nazi, ni siquiera llevando un parche sobre su ojo izquierdo.
Con su dudosa rigurosidad histórica, “Operación Valquiria” parece más que nada una frustrada variación de la fórmula de “Misión imposible”, curiosamente privada de energía y pulso espectacular.

Ver comentarios