Logo La República

Sábado, 18 de mayo de 2024



FORO DE LECTORES


Mirar la Curva de Laffer antes de hablar de Impuestos

Daniel Suchar Zomer daniel.suchar@hotmail.com | Martes 30 mayo, 2023


DS


El sistema tributario de Costa Rica juega un papel fundamental en la economía del país, ya que garantiza la recaudación de los recursos necesarios para el gasto público y el funcionamiento del Estado. Así debe prevalecer la teoría juntamente con la práctica.

Sin embargo, es necesario evaluar constantemente las políticas fiscales y buscar formas de fortalecer y simplificar el sistema tributario para asegurar su eficiencia y equidad, puesto que lo único constante en la vida, siempre es el cambio “para mejor”.

Las últimas cifras fiscales en Costa Rica (Abril 2023) son alentadoras desde el punto de vista de la recaudación y el gasto público. Un superávit primario del 1%, que en términos nominales no se veía desde hace 18 años, y desde el punto de vista relación con el PIB, ya suman mas de 15% de observar dichos resultados.

Los ingresos tributarios se mueven a una velocidad de crecimiento por encima del +6,3% frente al año pasado; y desde la óptica de los gastos, estos van mostrando ligeras mejoras hacia la baja, pudiendo mejorar el tan ansiado Déficit Fiscal por debajo del -0,7% del PIB.

Para el caso del Impuesto al Valor Agregado, cuya importancia es del 34% de la recaudación, muestra un intercambio del +10%. Mientras que el Impuesto Sobre la Renta (40% de los ingresos tributarios), se mueve solo al +3,8% frente al año pasado. Nada despreciable, pero con márgenes de mejora sin lugar a duda.

Y es aquí, donde se vuelve crucial aprovechar esta coyuntura favorable para realizar ajustes que permitan fortalecer aún más el sistema tributario y promover la simplificación de los impuestos. La implementación de un impuesto único, conocido en inglés como Flat Tax, podría ser una medida efectiva para alcanzar estos objetivos. Eso sí, utilizando la econometría necesaria para hacer los ejercicios de recaudación sin morir en el intento y argumentado cualquier impuesto a modificar: Curva de Laffer.

Para ello, la Curva de Laffer es la herramienta conceptual que ilustra la relación entre la tasa impositiva y la recaudación fiscal. Esta analogía de variables tributarias muestra que, a medida que se aumenta la tasa de impuestos, en un punto se alcanza un nivel máximo de recaudación, más allá del cual los ingresos fiscales comienzan a disminuir.

Esto se debe a que tasas impositivas excesivamente altas pueden desincentivar la actividad económica, generar evasión fiscal y afectar negativamente el crecimiento económico. De antemano, escuchar un 30% para todo tipo de industrias en Costa Rica (incluyendo PyMEs), es jugar en la cancha de los desincentivos.

En el contexto de hoy, la Curva de Laffer adquiere mayor relevancia al considerar la propuesta de implementar un impuesto único sobre la renta en el rango del 15% al 20%. Esta medida busca simplificar el sistema tributario, reducir la carga burocrática y promover la inversión y la actividad económica. Al establecer un impuesto único sobre la renta, se elimina la complejidad y la fragmentación que caracteriza al sistema tributario actual.

La implementación de un impuesto único en Costa Rica con una tasa moderada por debajo del 20% puede traer consigo varios beneficios, como ya existe en varios países que decidieron ir en esa vía de bajar las cifras impositivas. Entre ellos: Hungría, Letonia, Estonia, Irlanda, Bolivia o como algunas jurisdicciones dentro de los Estados Unidos.

En primer lugar, simplificaría el cumplimiento tributario tanto para los contribuyentes como para la administración fiscal, reduciendo los costos de cumplimiento y la evasión. Además, al establecer una tasa moderada, se incentiva la formalización económica y se reduce la elusión fiscal, lo que conduce a una mayor recaudación.

Un impuesto único sobre la renta menor al existente (30%), también promueve la equidad en el sistema tributario, ya que todos los contribuyentes corporativos, independientemente de sus ingresos, pagarían la misma tasa. Esto elimina la distorsión que generan las diferentes escalas y exenciones existentes en el sistema actual, donde los contribuyentes de mayores ingresos pueden beneficiarse de lagunas legales y pagar una proporción menor.

Además, fomenta la inversión y el crecimiento económico al reducir la carga tributaria sobre los empresarios y emprendedores. Esto se traduce en la generación de empleo, el aumento de la productividad y el impulso de la competitividad del país, que tanto le urge al país en materia de reactivación económica.

La implementación de un impuesto único en el país, en el rango del 15% al 20%, puede fortalecer y simplificar el sistema tributario, generando beneficios significativos ya antes descritos. Si bien la recaudación y el gasto público se mantienen en buenos niveles, con una reforma tributaria fundamentada en la Curva de Laffer, Costa Rica puede avanzar hacia un sistema tributario más justo, eficiente y favorable para el desarrollo económico del país.


Daniel Suchar Zomer, PhD

Analista Financiero. Profesor Universitario.

Email: daniel.suchar@hotmail.com








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.