Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



NACIONALES


Hasta la Isla del Coco estaría contaminada

Microplástico podría llegar a su mesa a través de peces y crustáceos

Inflamación y alteración del microbioma intestinal son consecuencias de su consumo

Jeffry Garza [email protected] | Martes 16 julio, 2019

Una ballena de plástico
El cuerpo humano absorbe 1% del microplástico que consume en peces, crustáceos o moluscos. Shutterstock/La República


Muchos organismos marinos, y no solo peces, tienen partículas de microplástico en su interior, confirman estudios de la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad de Costa Rica (UCR).

Actualmente, científicos de la UNA estudian muestras traídas desde la Isla del Coco para determinar si en esta zona también hay organismos contaminados.

Se esperaría que la Isla del Coco, al estar considerablemente alejada de grandes poblados, tenga poca presencia de microplástico, explicó Karol Ulate, investigadora de la Escuela de Ciencias Biológicas de la UNA.

Sin embargo, muchos científicos en el mundo consideran que estas partículas se han vuelto omnipresentes al estar en todos los ambientes, aún cuando estos no estén habitados.

Lea más: Ni la Antártida se salva del plástico contaminante

Un ejemplo de esta omnipresencia se dio en los Pirineos franceses, donde se evidenció el transporte atmosférico de microplástico, afectando tanto vida marina como terrestre, según un estudio publicado este año por el científico británico Steve Allen.

También, se extrajeron muestras de crustáceos y peces en el Parque Nacional Marino Las Baulas, a pesar de estar lejos de los poblados y de recibir poco impacto de la actividad humana.

Fibra de microplástico en estómago de peces

Fibra de microplástico en estómago de peces. Cortesía Daniel González-UNA/La República

Los científicos descubrieron que un 83% de las muestras presentaron microplásticos; en promedio, dos piezas por organismo.

La investigación se mantiene y busca determinar el tipo de microplástico presente, y si este tiene alguna afectación en la salud humana.

Los efectos físicos de microplásticos en humanos son poco conocidos, pero las investigaciones preliminares han demostrado varios impactos potencialmente preocupantes; entre ellos, inflamación y alteración del microbioma intestinal.

Además, puede existir una transferencia de contaminantes químicos absorbidos por el microplástico, algunos de ellos tóxicos.

Lea más: Guerra declarada al plástico

En el otro caso, estudiantes de la Escuela de Biología de la UCR identificaron más de 1.100 piezas de plástico en 30 peces de la zona del Pacífico, de una especie conocida como sardina gallera.

De las más de mil piezas, 875 eran fibras y 226 partículas, y en cada espécimen se identificaron, en promedio, 29 fibras y ocho partículas, según los resultados del estudio.

El objetivo de la investigación fue contribuir a generar datos acerca de una preocupación actual a nivel internacional, sobre la cual existen diversos estudios, manifestaron los investigadores a cargo.


MÁS PLÁSTICO QUE PECES


En 2050 habrá más plástico que peces en los océanos, según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Los datos son alarmantes:

  • Desde 1960 hay plástico en los océanos
  • 80% de la contaminación plástica proviene de actividades terrestres
  • 67% de la contaminación plástica de los ambientes marinos proviene de 20 ríos, principalmente de Asia
  • El cuerpo humano absorbe 1% del microplástico que consume


NOTAS RELACIONADAS