Logo La República

Lunes, 18 de marzo de 2019



ACCIÓN


Mickelson vive, Tiger se hunde

Luis Fernado Rojas [email protected] | Sábado 19 junio, 2010



Mickelson vive, Tiger se hunde
Woods está en +4, y tiene problemas dentro y fuera de la cancha

Mientras el campo de golf de Pebble Beach se traga poco a poco al todavía número uno del golf mundial, Tiger Woods, a quien un nuevo escándalo de faldas le explotó en medio torneo, Phill Mickelson viene de atrás y recupera el terreno perdido tras una primera ronda fatal en el Abierto de Estados Unidos.
Woods, quien el jueves sumó tres bogeys, sin birdies, el viernes hizo cuatro, aunque con tres birdies que evitaron la catástrofe y lo mantuvieron en zona de corte, con un +4, nada común para el Tigre.
Y tras de cuernos palos, porque paralelo a su mal paso en el torneo, un nuevo escándalo afecta al número uno; esta vez es una actriz del cine porno, Devon James, quien declaró que tiene un hijo con el jugador.
El pequeño tiene nada menos que nueve años. Lo develó una fuente cercana en el tabloide Daily News. Allí se dio a conocer la existencia de Austin T. James, quien sería hijo de Woods y de la actriz, que supuestamente tuvieron una relación amorosa de dos años.
En el otro extremo, el que sí transformó las malas noticias en buenas nuevas fue el estadounidense Phil Mickelson, quien aspira a ocupar el puesto número uno del mundo y que como el ave fénix se levantó de un +4 del primer día y el segundo tuvo una primera ronda extraordinaria logrando cinco birdies en los primeros ocho hoyos y bajando su score, en ese momento, a -1.
Mickelson se metió de lleno en la lucha por la punta. Tuvo bogey en el 9, pero lo recuperó en el 11, quedando a dos golpes del líder, el irlandés Graeme McDowel, quien comanda las acciones tras una segunda ronda de -3, que sumada a su primer día en el que igualó el par de la cancha, lo tenía a la cabeza de la tabla; junto a Mickelson, lo siguen con -1 Dustin Johnson (EE.UU.), Ernie Els (Sudáfrica) y Ryo Ishikawa (Japón) en esta jornada en la que el corte se estableció en +7.
Sobre Woods y las faldas, ni hablar; pero sobre lo mal que le ha ido en el campo, Tiger atribuyó a las deficiencias de los greens su mala fortuna.
“La pelota rebotaba demasiado”, dijo Woods a la prensa, refiriéndose a los greens duros y rápidos. “Los greens eran sencillamente malos”, agregó.
“Es lo que es, así que sabes que la pelota va a rebotar por todos lados y no puedes dejar un segundo putt (largo)”, explicó.
Situado en la orilla del Pacífico, en plena península de Monterrey, este campo californiano ha tardado muy poco en presentar su tarjeta de visita a los 156 participantes del segundo “grande” de la temporada. Sin lluvia, los greens pequeños y muy duros mezclados con un poco de viento están convirtiendo una vuelta de golf en un calvario. Si las cosas no cambian, el torneo se ganará con un resultado bastante alto, cercano al par.

Luis Rojas
[email protected]