Messi enciende la Liga
Luka Modric y Jordi Alba disputan el esférico, en una clara acción que muestra lo que fue el partido. CURTO DE LA TORREAFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Messi enciende la Liga

Con triplete del argentino, el Barcelona vence 4-3 al Real Madrid en el Bernabéu

Un triplete de Lionel Messi resucitó al Barcelona en un clásico grandioso de fútbol, goles y polémica, que acabó con remontada azulgrana para bajar del liderato al Real Madrid, cortar la racha sin perder de Carlo Ancelotti —31 partidos— y dejar primero al Atlético de Madrid en una Liga de tres.
El clásico respondió con fútbol a la grandeza de un duelo gigantesco. Intensidad, goles y rivalidad en uno de los enfrentamientos más bonitos del mundo que no decepcionó a nadie.
Picado en su orgullo saltó al Bernabéu el Barça. Iniesta en el costado izquierdo y Neymar en el derecho encontraron espacios a espaldas de Carvajal y Marcelo. Neymar perdonó su ocasión. Iniesta fusiló a la red la suya.
Había aceptado el intercambio de golpes un Real Madrid que renunció de inicio al centro del campo. Juego directo y velocidad pura de Bale y Cristiano. Al ritmo enloquecido de Di María que condujo a su equipo a la reacción. El contragolpe es una herencia que sale de forma natural. En el vértigo apareció la figura de Benzema, más matador que nunca.
Habían dado con el punto débil azulgrana en el partido. Álves fue superado siempre por Di María y tembló cuando se incorporó Marcelo. Solo faltaba afinar la puntería.
Messi avisaba con un disparo cruzado que no encontró puerta. Al mínimo desajuste aparecía el argentino.
El Real se había salvado y le llegó la hora de golpear. Lo hizo con Di María. De la nada inventó un centro medido a la cabeza de Benzema que ya no perdonó.
Desataba la locura en el Bernabéu y más cuando otra acción de Di María que lanzó otra carrera que vio Marcelo y su paso encontró el regalo de Mascherano, que midió mal en su salto, el control perfecto con el muslo de Benzema y el remate imparable con derecha del francés para adelantar 2-1. Era el minuto 24.
Era un castigo excesivo al Barcelona, que aturdido pudo caer a la lona. Otra vez Di María se marchó de Álves y encontró a Benzema, su disparo encontró un pie salvador de Piqué.
Fue cuando apareció Messi para lanzar un grito de fútbol al mundo. Cuando peor lo pasaba su equipo pidió la pelota, afrontó rivales, lanzó una pared a Neymar y marcó con un chut duro, abajo, un tanto psicológico a tres minutos del descanso.
Nacía el segundo acto con todo por decidir. Con el Madrid retrasando unos metros como estrategia para explotar su velocidad. Así dejó Bale su mejor acción, marchándose de los rivales con poderío y encontrando el desmarque de Benzema al espacio. El disparo fue centrado y lo sacó Valdés.
Antecedió a la polémica que siempre acompaña a un clásico y que dará mucho que hablar. Primero tuvieron argumentos para quejarse los azulgrana. Undiano Mallenco pitó penalti un derribo fuera del área de Álves a Cristiano. El portugués no desaprovechó el regalo.
Luego fue Bale quien se topó con el portero azulgrana e Iniesta respondió con un disparo que pasó cerca.
Y vino la otra acción polémica. Pase de Messi entre líneas dejó solo a Neymar, que salió en fuera de lugar. Cuando iba a rematar ante Diego López fue desequilibrado por Ramos en una acción discutida. Penalti y roja directa. Gol de Messi y empate a tres. 25 minutos por delante de sufrimiento local.
Reculó metros el Madrid. Salió Varane por Benzema. Se limitó a defender y esperar el final del partido. El empate le valía y acabó perdiendo. Álves se topó con el poste y a seis minutos del final, de nuevo el genio Iniesta salió de la lámpara. Encaró a Carvajal y fue derribado por Alonso dentro del área. Segundo penalti y Messi colocando un disparo de resurrección en la escuadra. Máximo goleador de la historia del clásico español, incendiando la Liga con un triplete que deja el pulso por la Liga más bonito de Europa.

201403232344540.a1000.jpg

Madrid/EFE

Ver comentarios