Merkel: Cameron arriesga al Reino Unido
David Cameron, primer ministro británico está dispuesto a defender la industria de servicios financieros y evitar mayores regulaciones. Bloomberg/La República
Enviar

Merkel: Cameron arriesga al Reino Unido

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, y la canciller alemana Angela Merkel ya exageran la competitividad… hablando en dos idiomas incompatibles.
Cameron está decidido a defender la industria de servicios financieros de Londres y domar a ese que para él es un lucifer burocrático: la Unión Europea. Pero, a los ojos alemanes, el riesgo de esto es que el país se convierta en una isla de fondos especulativos.


“Es peligroso para ellos que crean que la City pueda permanecer al tope del ranking y fuera de la unión”, dijo Otto Fricke, el vocero de presupuesto de los demócratas libres de Alemania, que es un partido pequeño dentro de la coalición de Merkel.
El cortocircuito anglo-alemán dará forma a dos procesos paralelos: la permanencia del Reino Unido en el bloque de 27 naciones de la Unión Europea, o bien las 17 naciones del euro evolucionan por encima de la crisis de la deuda y dan origen a una economía que sea lo suficientemente productiva como para afrontar el costo de sus redes de contención social.
El Reino Unido generó el 23% del volumen de servicios financieros en 2011 y se queda con el 13% de la población total, según los datos de la Unión Europea. La actividad financiera constituyó el 9,6% del producto interno bruto del Reino Unido, contra el promedio europeo del 5,7%.
Para Alemania fue de 4,4%, que es la segunda exportadora mundial y hogar de las fábricas como Siemens AG y Volkswagen AG.
“La visión inglesa es que la City es el centro financiero de Europa, por lejos, más importante de todos, por ende también está presente esa postura de que nosotros sabemos cómo hacerlo y se los vamos a mostrar”, dijo Graham Bishop, quien asesoró a funcionarios europeos en materia de regulación financiera durante dos décadas, y es el autor de The EU Fiscal Crisis (La crisis fiscal de la UE). “Eso no cae muy bien”.
No haber llegado al acuerdo de voluntades fue lo que tuvo lugar en el Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza.
El 24 de enero, Cameron dio un discurso en el cual defendió el referendo que tiene programado para consultar sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.
En el mismo escenario, tres horas después Merkel iba en la dirección contraria: su objetivo era modificar la economía del euro de modo que se parezca más a la de Alemania.
“Todo se reduce a la fortaleza de la voluntad política para mantener unida a la zona del euro, al compromiso con la reforma; a la fuerza de la solidaridad en la zona del euro”, dijo Merkel.
El impulso para imponer la regulación bancaria en la zona del euro ampliará la divergencia que hay entre Berlín y Londres. Como nación que no participa del euro, el Reino Unido está naturalmente exenta de la supervisión regional bancaria que debe residir en la estructura del Banco Central Europeo.

Bloomberg


Ver comentarios