Enviar
Argentina será escenario de cumbre presidencial
Mercosur alza la voz contra directiva de retorno europea

Bloque comercial avanza en integración productiva pero aun falta la unión aduanera


Tucumán, Argentina
EFE

Jorge Taiana, canciller argentino, adelantó ayer que el Mercosur se expresará “con firmeza” en contra de la nueva “directiva de retorno” de la Unión Europea (UE), que afecta a miles de suramericanos que emigraron al Viejo Continente.
“El bloque regional se expresará nuevamente con firmeza respecto de la ley migratoria de la UE”, dijo Taiana en declaraciones periodísticas en la reunión de cancilleres del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Venezuela en proceso de adhesión) que se celebró ayer en Tucumán, 1.200 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.
Taiana dijo que para los países de la región “no hay personas ilegales” ni aceptan el concepto de “migración” como “delito”.
“Toda persona independientemente de su condición migratoria tiene derechos elementales de los cuales no puede ser privado”, añadió en declaraciones al Canal Siete de la televisión argentina.
El Mercosur ya se había expresado a través de un comunicado en contra de la “Directiva de retorno” aprobada el pasado día 18 por el Parlamento europeo y por la que podrían ser expulsados de Europa cerca de 8 millones de inmigrantes irregulares, gran parte de ellos latinoamericanos.
La norma prevé que los inmigrantes en condición irregular, incluidos los menores, podrán ser detenidos e “internados” en centros especiales hasta 18 meses en tanto se tramita su expulsión de Europa, adonde no podrán regresar en cinco años.
“Esta ley es un obvio retroceso en cuanto a los derechos de los migrantes y es una medida que preocupa respecto de los
derechos de las personas”, dijo Taiana.
El canciller recordó que Argentina tiene una política migratoria “completamente opuesta” a la europea por la que se busca regularizar a todos los que no tienen sus papeles al día, darles facilidades en el acceso a la salud y la educación y al trabajo, “que es lo que corresponde”.
El Mercosur avanzó en la integración productiva, una señal de madurez para dejar atrás una etapa eminentemente mercantilista, pero sigue pendiente la meta principal de ser una unión aduanera “perfecta”.
Los cancilleres del bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Venezuela en proceso de adhesión, aprobaron ayer la creación de un programa de integración productiva que incentivará la asociación entre las empresas de la región.
En Tucumán, ciudad situada a 1.200 kilómetros al noroeste de Buenos Aires donde hoy se celebrará una cumbre presidencial del Mercosur, los ministros también aprobaron la conformación de un fondo de garantías para facilitar
el acceso al crédito de las pymes que se integren en cadenas de valor.
También recibió luz verde un programa de integración de los planes de ciencia y tecnología aplicada a la producción que ya existen en los países socios.
Taiana, destacó estos logros como una “bisagra” entre un Mercosur nacido en 1991 con una impronta comercial” y otro “más integral, de encuentro inteligente entre las estructuras productivas de los Estados partes”.
Pese a esta nueva impronta productiva que Argentina, como presidente semestral del bloque, logró infundir al proceso de integración, el Gobierno del país anfitrión no escondió cierta frustración por no poder anunciar en Tucumán la aprobación del demorado código aduanero del Mercosur, que convertirá al bloque en una verdadera unión aduanera.
“Nos quedamos con las ganas de finalizar con la redacción del código aduanero, estuvimos cerca, pero seguramente será ap
robado en el segundo semestre. Tenemos más del 90 por ciento del trabajo hecho”, dijo Taiana.
Fuentes consultadas por Efe confirmaron que la aprobación de la norma aduanera quedará pendiente para la segunda mitad del año por pedido de Paraguay, que solicitó tiempo para que el asunto sea estudiado por el gobierno del presidente electo Fernando Lugo, que asumirá el poder el próximo 15 de agosto.
De todos modos, aún resta acordar temas sensibles del nuevo código, como la definición del territorio aduanero, las áreas aduaneras especiales y el tema de los derechos a la exportación, además de terminar de consensuar la fórmula de distribución de la renta aduanera.
Está previsto que el código comience a regir en 2009, aunque antes debe ser aprobado por los Parlamentos de los cuatro socios.
La norma permitirá crear una zona aduanera común y eliminar el doble cobro del arancel externo común, una antigua aspiración del bloque.
Celso Amorim, canciller brasileño, dijo ante sus colegas que el Mercosur tendrá que “hacer un mayor esfuerzo” en el perfecciona
miento del arancel externo común y la eliminación de su doble cobro.
“Un gran problema en las negociaciones de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio es que no tenemos un arancel externo común. Cada vez que uno intenta obtener flexibilidad para el Mercosur, lo primero que nos cuestionan es si somos o no una unión aduanera”, dijo Amorim.
El canciller brasileño, cuyo país tomará este martes la posta al frente del Mercosur, puso en tela de juicio que los socios hayan aceptado “muchas excepciones al arancel externo” y opinó que la “mirada de largo plazo” del bloque debe apuntar “claramente a ser una unión aduanera”.
En el plenario, Paraguay y Uruguay también plantearon los perjuicios económicos que padecen por los obstáculos al tránsito que sufren sus transportistas por los recurrentes bloqueos de carreteras en Argentina y Bolivia, país asociado al Mercosur.
Como aspectos positivos destacaron en tanto la concesión de nuevos créditos a Paraguay para financiar obras viales y sanitarias a partir de recursos del Fondo de Convergencia Estructural del bloque.

Ver comentarios