Mercados emergentes complican situación de bancos
Los bancos que pusieron en juego su crecimiento en los mercados emergentes enfrentan agravamientos por las turbulencias de las economías desde Asia hasta Sudamérica. Bloomberg/La República
Enviar

Mercados emergentes complican situación de bancos

Los bancos europeos que pusieron en juego su crecimiento en los mercados emergentes enfrentan un agravamiento de la perspectiva relativa a las ganancias en tanto la turbulencia enturbia las economías desde Asia hasta Sudamérica.
Bill Winters, de Standard Chartered, quien asumió como máximo responsable ejecutivo en junio, probablemente verá crecer los créditos incobrables en Asia, donde el banco obtiene la mayor parte de su ganancia.
Tanto Banco Santander como Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, los prestamistas más grandes de España, dependen de los ingresos de América Latina dado que las bajas tasas de interés limitan el crecimiento a nivel local. La sorpresiva devaluación del yuan por parte de China el mes pasado alimentó los temores de que la economía global se encamina hacia una desaceleración, justo cuando la Reserva Federal de Estados Unidos se apresta a subir las tasas de interés por primera vez en nueve años.
Las monedas, desde Malasia hasta Turquía y Brasil cayeron, en tanto el mes pasado un índice de materias primas se desplomó hasta su nivel más bajo desde 1999.
“Standard Chartered ha experimentado el desdichado doble golpe de una caída en el precio de las materias primas y problemas en las monedas de los mercados emergentes que afectan tanto su crecimiento como su perspectiva relativa a la calidad crediticia”, dijo Jonathan Tyce, analista sénior de bancos en Bloomberg Intelligence. “Aproximadamente un 20% de la cartera de préstamos de BBVA y Santander está en América Latina, de modo que han sufrido un cambio en la confianza”.
Desde comienzos de agosto, las acciones de Standard Chartered cayeron en su nivel más alto entre todos los bancos europeos, dejando de lado a Grecia. Santander, BBVA y HSBC Holdings también cayeron más que un índice de acciones bancarias europeas.
Concentrarse en los mercados emergentes ayudó a los bancos a capear las crisis financieras de los últimos años, pero ahora los deja expuestos en tanto dichas economías se debilitan. Un golpe a las ganancias dificultaría acumular capital sin acceder a inversores. Santander, que ya recurrió a los accionistas por fondos este año, todavía tiene una reserva de capital más baja que muchos grandes pares europeos.


Bloomberg
 

 

Ver comentarios