Enviar
Mercado energético azteca dominado por españoles

México
EFE

Iberdrola, Gas Natural y Unión Fenosa lideran los tres primeros lugares de la generación eléctrica privada de México y controlan el 65 por ciento de este mercado, luego de que la segunda de estas compañías se hizo la pasada semana con el negocio de la francesa EDF en el país latinoamericano.
Desde hace varios años las compañías españolas tienen la mira puesta en México para ampliar sus operaciones lo que se ha traducido en la participación intensiva en licitaciones y la inversión de miles de millones de dólares.
La última en integrarse a la lista fue Gas Natural, que la semana pasada firmó con la francesa Electricité de France (EDF) un acuerdo de compraventa de cinco centrales de ciclo combinado y un gasoducto en México con 2.233 megavatios (MW) de potencia instalada, en una operación que se cerrará a finales de año por un monto de unos $1.448 millones.
Esta maniobra ubica a Gas Natural como el segundo generador privado de energía en México, un país en el que está presente desde 1994, cuando inició la comercialización y distribución de gas natural en la norteña ciudad de Nuevo Laredo, lo que posteriormente extendió a diez ciudades más, incluida la capital mexicana.
La empresa, que en México tiene 1,25 millones de clientes y una red de distribución de cerca de 15.229 kilómetros, es además el principal distribuidor de gas natural en el país.
Sergio Aranda, director general para América Latina de Gas Natural, explicó a un diario local que el mercado mexicano es atractivo para empresas como la suya porque cuenta con un marco regulatorio estable y la garantía tanto de compra de electricidad como de suministro de gas natural por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
De este modo, mientras que empresas como EDF venden negocios en México para concentrarse en sus mercados europeos, las tres mayores eléctricas de España continúan haciendo de este país latinoamericano una de sus principales plataformas.
Por ejemplo, Iberdrola, la primera eléctrica española por capitalización bursátil, lidera el sector privado de electricidad en México con una capacidad instalada de más de 6 mil megavatios.
México, país en el que ha puesto en marcha dos nuevas centrales de ciclo combinado en el último año, representa para Iberdrola el 61,5% de su negocio en Latinoamérica, que alcanzó una cifra de negocio de 2.136,8 millones de euros durante los primeros nueve meses de 2007, según reportó la empresa la semana pasada en su último informe trimestral.
La adjudicación de nuevas licitaciones y el funcionamiento a pleno rendimiento de sus centrales de ciclo combinado permitió a Iberdrola incrementar la producción en la zona de México y Guatemala en un 35,1% durante los primeros nueve meses del 2007.
De las tres empresas, Iberdrola es quizá la que participa con más ahínco en licitaciones públicas del gobierno mexicano.
La estatal CFE declaró desierta una licitación para el proyecto eólico La Venta III, en el sureño estado de Oaxaca, un concurso de generación de 101 megavatios en el que participaban Iberdrola (que ya construyó La Venta II), y las también españolas Elecnor y Enerfin.
Esta firma inauguró en julio pasado la mayor central eléctrica de ciclo combinado de América Latina, con capacidad para generar 1.135 megawatios (MW), en Tamazunchale, municipio del central San Luis Potosí.
Según sus directivos, la compañía tiene proyectado generar otros 38 mil MW en el país en el largo plazo.
En una lógica similar se encuentra Unión Fenosa, tercera del sector tanto en México como en España, que tiene en territorio mexicano 2 mil MW en explotación distribuidos en cuatro centrales.
Como parte de su plan estratégico de crecimiento para el periodo 2007-2011, que Fenosa denomina “Bigger”, la empresa pretende invertir $1.150 millones en energías renovables en México en los próximos cinco años, principalmente en un parque eólico ubicado cerca de Mexicali (noroeste).
Esta planta eólica, en la que invertirá $850 millones entrará en operación en 2010, con una capacidad total de 500 MW.
A ella se suma además una central de ciclo combinado en el norteño estado de Durango con una potencia de 450 MW, aunque el objetivo final de la eléctrica para 2007-2011 es aumentar en México la capacidad total entre 1 mil y 1.500 MW.

Ver comentarios