Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Mercado de valores: Vía para potenciar obra pública

| Viernes 23 junio, 2017


Mercado de valores: Vía para potenciar obra pública

Por Ronald Vargas Carmona *

Costa Rica requiere progresar y el momento es propicio para no postergar más el desarrollo de importantes proyectos de inversión, que mejoren la calidad de vida en general de todos los habitantes del país. Bajo este enfoque es que se promueve la obra pública por su impacto positivo en el desarrollo social y económico de la sociedad, como un todo.

Ese camino puede fomentar en forma paralela la actividad financiera en general y el mercado de valores en particular, lo cual representa un motor para la economía y que el Estado puede aprovechar para propiciar la democratización de las fuentes de financiamiento. Esto se articula con una cultura de negocios innovadora y creativa, que atrae también a todo tipo de inversores, desde el más grande hasta el más pequeño. En el diseño de nuevos mecanismos de financiamiento para este tipo de proyectos, el Banco Nacional ha anunciado firmemente su compromiso y dedicación.

La institución tiene como parte de su misión, coadyuvar con el Estado costarricense para desarrollar obra pública mediante figuras debidamente autorizadas para colocar títulos valores en el mercado financiero. Esto significa que cualquier ciudadano, empresa o institución puede, por medio de la compra de títulos valores, financiar obra pública y recibir los rendimientos financieros y la devolución del capital invertido, con el producto del dinero que se genere a partir de su explotación comercial.

Con este esquema se logran dos objetivos: por un lado, la realización de la obra que va a generar empleo y fuentes de ingreso, y por otro, la colocación de una importante cantidad de recursos del ahorro nacional, que se dirige a proyectos rentables. Por ejemplo: las operadoras de pensiones podrían colocar sus recursos en títulos valores para aumentar el patrimonio de las pensiones de los trabajadores y con ello estarían apoyando el desarrollo de infraestructura de largo plazo para el aprovechamiento de todos los habitantes del país.

¿Qué estamos haciendo al respecto? Primero se realiza un estudio para el proceso de análisis de identificación del proyecto y de las posibles fuentes de financiamiento, para posteriormente definir la mejor estructura financiera que puede funcionar; bajo la utilización de una figura de administración que debe considerarse como patrimonio separado. Este patrimonio o vehículo de propósito especial ofrece, entre otras ventajas, que puede ser administrado por fideicomisos, fondos de inversión, o sociedades de propósito especial y que además de lograr los recursos para financiar la obra, tienen la capacidad de gestionarlos para ejecutarla.

Como un aspecto fundamental, se fomentan las alianzas público-privadas que se requieran y después se logra la articulación de mecanismos de concurso con capacidad para hacer las contrataciones con entidades especializadas, sean del sector privado o público.

La Contraloría General de la República en el campo de su competencia ha valorado la oportunidad de que este tipo de vehículos de propósito especial establezcan mecanismos que cumplan fielmente con los principios que rigen el uso de recursos públicos, lo que brinda un alto grado de transparencia, aspecto fundamental que rige el mercado de valores, actividad que es ampliamente supervisada y vigilada por la Superintendencia General de Valores.

Diversos proyectos relacionados con medios de transporte de personas o de carga, puertos, edificios adecuados para la prestación de atención salud, de educación, seguridad y otros proyectos públicos, pueden desarrollarse para que las instituciones públicas puedan prestar sus servicios con calidad y en menor tiempo, a un costo de oportunidad menor al que hoy tenemos.

El Banco Nacional tiene el conocimiento, la experiencia y capacidades para atender a las entidades públicas y empresas privadas que lo requieran, partiendo de un proceso de retroalimentación mediante esquemas de capacitación, donde con tiempo suficiente se identifican las necesidades y formas en que operan este tipo de figuras.

Por todo lo anterior es que la entidad puede liderar estos procesos, ya que tiene la experiencia que inició desde el año 2000 cuando participó en proyectos de producción de energía hidroeléctrica con el ICE, y posteriormente llevó a otras actividades públicas, donde se pudo demostrar la eficiencia y agilidad para el desarrollo de ese tipo de obras, tanto por el logro de financiar las inversiones, como por el ahorro nacional y por cumplir con el tiempo establecido. Desde entonces ha incrementado su conocimiento experiencia y contactos, aspecto que se ha traducido en materia regulatoria para estas figuras.

En resumen, de lo que se trata es de encontrar soluciones para temas pendientes de la Agenda País, y esta institución tiene la experiencia, el liderazgo y la solvencia para articularlas.

(*) Experto en Estructuraciones Financieras del Banco Nacional