Menos del 30% de los abogados pasa examen para ser juez
“Damos un temario, pero muchos no lo abarcan por cuestiones de tiempo, familia, trabajo, entre otros”, dijo Rodolfo Castañera, jefe a.i de de la Oficina de Administración de la Carrera Judicial. Sían Rodríguez/La República
Enviar

Proceso evalúa conocimientos en derecho y resolución de casos

Menos del 30% de los abogados pasa examen para ser juez

Consejo de la Judicatura reconoce problema para llenar plazas

Menos del 30% de los abogados que llegan al Poder Judicial en busca de una plaza para ser jueces aprueba el examen de ingreso.
Actualmente, tanto el Sistema de Carrera Judicial como la Escuela Judicial, aplican una prueba para validar los conocimientos profesionales.
Los abogados pueden elegir entre ambas mediciones. No obstante, los resultados coinciden en que una mayoría pierde el examen.
Solo este año 2.095 personas aplicaron a alguna de las dos pruebas y de ellos 1.465 no pudieron sacar una nota mínima de 70 a 75.
“En el mercado hay una cantidad de gente que no tiene conocimientos adecuados y eso nos hace a nosotros muy difícil la tarea de seleccionar, tenemos problemas para llenar las plazas”, dijo Orlando Aguirre, presidente del Consejo de la Judicatura.
Los profesionales que pierden un examen por lo general también reprueban el otro, de acuerdo con el historial de aplicación.
No obstante, el resultado es peor en la Escuela Judicial, donde solo 36 aspirantes pasaron, de 415 que realizaron el examen. Esta prueba es escrita, mientras que la otra es oral.
Se aplica para entrar al programa de formación inicial de jueces. Si la persona ingresa, debe luego estar seis meses en curso teórico y otros seis meses en un curso práctico antes de ejercer.
Por su parte, la prueba del Sistema de Carrera Judicial es mayormente oral, aunque existe el modelo mixto.
Este consta de una hora frente a un Tribunal donde se le consulta al abogado conocimientos teóricos y se le pide la resolución de un caso.
No basta con que la persona pase el examen, debe tener una nota superior que le permita ser incluido dentro de una terna.
El resultado se pondera con pruebas psicométricas, reconocimiento de títulos académicos y la experiencia.
Bajo esta modalidad, cada vez que un juez quiera ascender en la escalera judicial, debe realizar un nuevo examen.
Por ejemplo, no es igual ser un juez de apelación que un juez contravencional, en lo que a rangos se refiere. Los conocimientos son distintos.
“En general es mucha la gente que participa. Damos un temario, pero muchos no lo abarcan por cuestiones de tiempo, familia, trabajo, entre otros”, indicó Rodolfo Castañera, jefe a.i de la Oficina de Administración de la Carrera Judicial.
Si bien lo ideal es que todo juez pase por el curso inicial de formación de jueces antes de ejercer, lo cierto es que no se estandariza por un tema de recursos.
A cada abogado que logra el ingreso se le asigna una cantidad de ¢500 mil mensuales para que se pueda dedicar solo a estudiar.
“En un futuro, la idea es que solo entren jueces que pasen el curso. En España, Francia y Colombia es así”, agregó Aguirre.
A estos jueces no se les puede revisar el nombramiento a menos que incurran en una falta grave porque se supone cuentan con una formación idónea

María Siu Lanzas
[email protected]

 



Ver comentarios