Menos Conavi, más Mopt
La necesidad de mejorar la operación de Conavi surgió tras el escándalo por la construcción de la trocha, que generó un millonario despilfarro. Marco Monge/La República
Enviar

Sectores piden limitar potestades a consejo

Menos Conavi, más Mopt

Hemos mejorado el trabajo, dicen en Conavi

Conavi debe olvidarse de construir vías o llevar a cabo grandes proyectos y dedicarse solo a reparar los daños menores.

201305232319450.n55.jpg
Los trabajos mayores deben ser realizadas por el Ministerio de Obras Públicas, como en el pasado.
Esa es la conclusión de un estudio elaborado por Consenso, un grupo de profesionales en construcción al que la presidenta Laura Chinchilla les encomendó plantear sugerencias para mejorar la eficiencia del programa vial.
El estudio fue entregado a la mandataria en enero pero no fue difundido hasta ayer. La necesidad de reformar el Conavi surgió por los problemas que este ha venido presentando, entre ellos el escándalo por la construcción de la trocha fronteriza.
La idea de los profesionales es que Chinchilla promueva los cambios con rapidez; el temor radica en que el Conavi dispone de un millonario crédito vial que podría destinarlo de forma inadecuada.
La falta de planificación y de personal para llevar a cabo un programa lógico de inversión es lo que le cuestionan al consejo vial.
Trabaja de forma reactiva atendiendo solo situaciones particulares en cada momento, concluyó Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos, una de las entidades que participaron en el estudio.
En Conavi reconocen que han tenido problemas para realizar sus tareas, pero defienden que han mejorado y que con algunos cambios podrían mejorar.
La reparación del tramo entre el periódico La República y Llorente, y la del hueco en la General Cañas, cerca del residencial Los Arcos, son algunas de las obras que según José Luis Salas, director del Conavi, demostraron que pueden actuar con rapidez y calidad.
Precisamente la construcción de la trocha fronteriza fue el mejor ejemplo de los problemas que ha enfrentado el Conavi para llevar a cabo obras de gran tamaño.
El proyecto estrella de esta administración arrancó sin diseño ni estudios básicos, y se debió suspender debido al desorden y despilfarro de unos $40 millones.
El principal camino para que el país deje de estar desperdiciando el dinero y vuelva a contar con carreteras en buenas condiciones es desempolvar al Mopt, destacó Guillermo Loría, del Lanamme.
Es decir volver al pasado y darle el plan de construcción y reconstrucción de los más de 4.500 kilómetros que hay en el país.
La ventaja que ofrece el Ministerio es la de contar con una estructura de planificación, con personal y planteles en varios puntos.
Eso sí, se sugiere una reestructuración en el Mopt para despertarlo del letargo en que estuvo desde 1998, cuando le asignaron el plan de manejo de carreteras al Conavi.
El espíritu de la ley que creó Conavi fue el de dotar al país de una organización que se encargara principalmente de reparar las vías.
Fue así como se creó un impuesto único para los combustibles, del cual se dispuso asignarle al Conavi el 30% de lo recaudado para la responsabilidad asignada.
Pero con el tiempo las funciones y fuentes de financiamiento del consejo de vialidad fueron creciendo.
Hoy tiene en marcha un programa vial de más de $1.000 millones.
Consenso está integrado por el CFIA, Lanamme, Unión de Cámaras, Cámara de la Construcción, Cámara de Consultores en Arquitectura e Ingeniería y la Asociación de Carreteras y Caminos de Costa Rica.

 

Danny Canales
[email protected]


 



Ver comentarios