Enviar
Empresas que realicen estas prácticas como respuesta a la crisis no lograrán atraer el mejor personal en los próximos años
Menores incentivos erosionarían contratación de talento
Entorno laboral inestable provocará una ruptura en los niveles de confianza

Las medidas laborales que ejecuten las compañías para aminorar el efecto crisis podrían traer repercusiones para el futuro.
Si bien la congelación de sueldos y de las promociones en el lugar de trabajo, cambios en los planes de pensiones, recortes en proyectos de reclutamiento y presupuestos de capacitación lograrían en el corto plazo reducir la presión en los gastos corporativos, por otro lado podrían significar una erosión en los vínculos de confianza entre patronos y empleados.
Este tipo de acciones podrían repercutir en la atracción del mejor talento en los próximos diez años, reveló un informe de la firma PriceWaterhouseCoopers dado a conocer ayer sobre cómo la recesión va a cambiar el futuro de los puestos.
“Quienes siguieron enfocándose en la inversión y en la contratación de empleados ahora emergen como claros líderes, junto a quienes siguieron ofreciendo nuevas oportunidades a sus empleados e invirtiendo en su fuerza laboral tendrán una ventaja competitiva”, indicó Michael Rendell, socio y director de servicios de recursos humanos de la firma consultora.
La principal debilidad es entre aquellas empresas que entraron en pánico y tomaron decisiones basadas en intereses a corto plazo, que tendrán repercusiones en la fuerza laboral y sus perspectivas futuras, agregó Rendell.
Uno de los hallazgos es un panorama cambiante del empleo, donde los empleadores buscarán talento especializado y por otro lado los trabajadores con habilidades técnicas se comportan como empresas individuales de “outsourcing” ofreciendo sus servicios de gestiones administrativas.
La investigación realizada también utiliza un escenario de planificación para imaginar cómo la crisis va a tener un impacto. Para ello se estudió cómo tres organizaciones ficticias emergieron en la actual crisis, en especial en términos de las estrategias sobre su personal.
La conclusión que se desprende de los tres escenarios es que a medida que la economía mundial empieza a estabilizarse, las empresas necesitan determinar si sus planes sobre el personal son idóneos.

Karen Retana
[email protected]
Ver comentarios