Menor venta de autos en EE.UU. amenaza fábricas que quiere Trump
Los grandes descuentos no han estimulado la demanda. Bloomberg/La República.
Enviar

Ford Fusion: caída de 37%. Chevrolet Malibu: caída de 36%. Toyota Prius: caída de 29%. Como sugieren estas desalentadoras cifras, la industria automovilística de Estados Unidos recibió una ingrata sorpresa el mes pasado por lo rápido que los sedanes han perdido su atractivo para los estadounidenses.

La brusca transformación del gusto del consumidor es sólo una de las fuerzas que están cambiando la ecuación para los fabricantes en momentos en que Donald Trump insiste en que la industria construya nuevas plantas y aumente la contratación de personal.

Eso será difícil de conseguir: un exceso de vehículos nuevos y usados en el mercado ha provocado una batalla de incentivos, lo cual significa que lo último que las empresas necesitan son nuevas líneas de producción.

Los grandes descuentos no han estimulado la demanda de modelos como el Chevrolet Malibu, de General Motors Co., o el Fusion, de Ford Motor Co.

"No se van a ver nuevas plantas en Estados Unidos", dijo Mark Wakefield, que se encarga de la sección automovilística de la firma consultora Alix Partners. “El mercado pasó de una fuerte demanda a una fuerte oferta. No vemos que repunte a partir de ahora”.

Ver comentarios