Enviar
Melico Salazar se renueva
El teatro atraviesa trabajos internos que tendrán un costo de ¢534 millones

Carolina Barrantes
[email protected]

Las entrañas del Teatro Popular Melico Salazar, como su sistema eléctrico, camerinos así como la cabina de sonido y luces, ahora muestran una mejor cara y ofrecen más seguridad a los visitantes.
El recinto está atravesando una serie de trabajos para su mejora interna, los cuales tendrán un costo de ¢534 millones y ya empezaron a dar fe de sus primeros resultados positivos.
Las obras comenzaron en 2008 y están divididas en tres etapas, que incluyen mejoras paulatinas desde el primer piso hasta el cuarto nivel del inmueble.
Con ellas se busca paliar principalmente un problema en el sistema eléctrico y que quedó en evidencia en un estudio de vulnerabilidad de hace más de un año, según Lina Barrantes, directora del inmueble.
Los trabajos realizados hasta el momento corresponden a la primera etapa, que estará terminada a inicios de marzo.
Entre ellos se encuentra el cambio de la instalación eléctrica del primer nivel y los camerinos, debido a que el teatro utilizaba cables no aptos para instalaciones permanentes que son solo de uso residencial, y que estaban en mal estado.
Además, se están cambiando los motores que suben y bajan las luces en el escenario, y el cableado eléctrico de la iluminación. Del mismo modo, se están colocando tomacorrientes con previstas para las conexiones adicionales que se requieran en un espectáculo.
En el área de camerinos también se habilitó un vestuario más para los artistas, todos con aire acondicionado, mientras que los más grandes adicionalmente tendrán ducha, lavatorio e inodoro.
En este sector además se habilitó un baño adicional para hombres y se dejó listo un espacio para instalar un ascensor en un futuro, que iría del escenario a los camerinos, para artistas con discapacidad.
Las obras en esta área eran muy necesarios, ya que parecía “un tugurio absoluto” por la falta de manutención, e incluso sufría problemas con el olor a aguas negras, de acuerdo con la directora del teatro.
Otra mejora se efectuó en las cabinas de audio e iluminación, ya que fueron reconstruidas de nuevo con durlock, conocido como muro seco, y redistribuido su espacio.
La primera etapa finalizaría justo a tiempo para el Festival Internacional de las Artes, que se iniciará el 18 de marzo.
Falta la colocación de un sistema de alarma de robo e incendio, cámaras de vídeo y otro sistema de pararrayos, comentó Hansell Mora, ingeniero de diseño e inspector de las obras.
La segunda etapa empezará en el mismo mes de marzo, mientras que la tercera dependerá de la disposición presupuestaria que designe la nueva junta directiva del teatro, con el cambio de gobierno.
Entre esas dos sesiones comprenderán trabajos en el segundo, tercero y cuarto pisos, la instalación de una planta de emergencia, lámparas de ahorro energético, el sistema de ventilación del teatro, entre otros.
Ver comentarios