Mejorar recaudación: ¿Hay fórmula mágica?
“Buscaremos un espacio para hacer mejoras en la recaudación. Mientras, se irá trabajando en el diseño de las reformas que no se harán hasta dentro de dos años”, apuntó Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda, encargado del área de Ingresos. Marco Monge/La República
Enviar

Dependerá de una gestión activa y crecimiento económico

Mejorar recaudación: ¿Hay fórmula mágica?

El reto del nuevo Gobierno es rebajar el déficit fiscal, pero persisten dudas respecto a las condiciones para lograrlo

La solución para el déficit fiscal es aumentar los ingresos y bajar los costos. Sencillo, ¿verdad? Y para aumentar los ingresos, nada mejor que recaudar los tributos que ya existen antes de poner más impuestos.

201405122209190.n55.jpg
Pero sucede que es mucho más difícil de lo que se dice, y ya son varios gobiernos los que han intentado cumplir con esto y no lo han logrado.
¿Qué hará diferente el nuevo Gobierno para que esto se logre?
Fernando Rodríguez, nuevo viceministro de Hacienda en el área de Ingresos, habla de hacer Inteligencia Tributaria. Esto es integrar la información de modo que pueda procesarse, cruzarse y así determinar cuáles contribuyentes están evadiendo impuestos. El problema es que los sistemas informáticos son obsoletos.
Para hacerlo en forma efectiva, el Gobierno apostará a un trabajo coordinado de todas las áreas de Hacienda y a fortalecer convenios con municipalidades y otras instituciones.
Estas medidas tendrán que ir de la mano con la educación fiscal, aunque los resultados de ese esfuerzo se verán a mediano y largo plazo.
En cuanto al gasto, la propuesta de recortarlo es casi una quimera. Más del 90% del presupuesto se destina a salarios, pensiones y pago de las deudas, pero el margen para rebajar en estos tres rubros es tan estrecho que muy poco se puede hacer.
De esta manera, para bajar el déficit se busca una mejor recaudación.
Obviamente que todo esto tiene que venir emparejado con el crecimiento económico. Si las empresas locales no crecen, será más difícil lograr una mejor recaudación.
Justo antes de la crisis económica, la carga tributaria era del 15,34% del PIB. Cinco años después, ese mismo indicador decreció hasta llegar al 13,28%. En el último reporte del Ministerio de Hacienda se registró un leve aumento en el crecimiento económico, pero las empresas que más crecieron fueron las de actividades exoneradas, por lo que la reactivación no se ve reflejada en los ingresos.
La promesa del Gobierno de Solís es mirar hacia el mercado interno. Las empresas locales son las que generan más empleo y también son las que pagan más impuestos, por lo que la propuesta tiene sentido.
Está por verse si lo logra.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios