Mejora en salario mínimo preocupa a alemanes
Bancos alemanes temen que se pierdan más de 450 mil empleos con el alza en el salario mínimo que pretende implementar una coalición encabezada por Angela Merkel. Bloomberg/La República
Enviar

Mejora en salario mínimo preocupa a alemanes


El salario mínimo nacional de Alemania, que introducirá la coalición del tercer período de la canciller Angela Merkel, arriesga eliminar empleos sin achicar la desigualdad de ingreso, dicen economistas alemanes.
El piso salarial de 8,50 euros por hora establecido en su acuerdo de gobierno con los socialdemócratas “ni siquiera suprimirá desigualdades en los ingresos disponibles de las familias o reducirá significativamente la pobreza”, según el instituto de economía berlinés DIW. Un posible aumento del desempleo dependerá de excepciones a la regla general, agregó.


En tanto el análisis se hace eco de preocupaciones universales cuando están en juego aumentos del piso salarial, los economistas dicen que la clave está en el equilibrio. Un informe de 2012 elaborado conjuntamente por la Organización Internacional del Trabajo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial dice que establecer la paga mínima en 30% a 40%  de los salarios medianos sostiene el gasto del consumidor, reduce la pobreza y disminuye las desigualdades del ingreso.
En Alemania, 8,50 euros suma 58% del salario mediano, dijo Deutsche Bank AG en una nota publicada el 1º de noviembre. El informe, escrito por el economista jefe del banco para Alemania, dice que la cifra se clasificaría tercera entre 19 países de la Unión Europea, después de Francia y Eslovenia. La medida para el Reino Unido, que introdujo un salario mínimo en 1999, es de 47%
El mayor banco alemán predijo que se perderían entre 450 mil y 1 millón de empleos conforme la nueva norma eleve los salarios de cerca de 6 millones de trabajadores, los que representan 17% de la población en actividad. El ingreso disponible de Alemania podría incluso achicarse a medida que la pérdida de empleos supere los aumentos salariales, agrega.
La introducción de salarios mínimos ha conducido a resultados contradictorios globalmente, “y algunos autores encuentran negativos, pero generalmente pequeños los efectos sobre el empleo, en tanto otros los consideran ya sea estadísticamente insignificantes o positivos en mínimo grado”, dijo la OCDE en el informe de 1998.
Merkel aceptó el salario mínimo en conversaciones de la coalición después de rechazarlo durante su campaña electoral. Los actuales acuerdos salariales por debajo de 8,50 euros, principalmente en servicios de hospedaje, agrícolas y de seguridad, siguen vigentes hasta el fin de 2016.

Bloomberg


 


Ver comentarios