Foto 1
Enviar

Mejor pronosticador del euro anticipa aumento sostenido

Haría falta una calamidad para que el euro cayera al nivel que estima la mayor parte de los pronosticadores.
Esa es la opinión de Mizuho Bank Ltd., que encabezó los rankings del tercer trimestre de Bloomberg del euro contra el dólar, el par monetario más negociado.
El motivo de su éxito fue su posición más alcista que el consenso, y no cree que haya razones para cambiar de estrategia.
La entidad crediticia estima un “valor justo “de $1,20, alrededor de 7% por encima de los niveles actuales, en comparación con la mediana de las estimaciones para fin de año de $1,08 de más de 60 estrategas.
“Para que el euro caiga por debajo de US$1,08 tiene que haber algo que desafíe la integración de la moneda común”, dijo Daisuke Karakama, economista jefe de mercados de Mizuho en Tokio.
La demanda real apuntala el euro porque la zona del euro es -y es probable que siga siéndolo- la mayor región del mundo de superávit de cuenta corriente.
Ese superávit ha contribuido a hacer de la moneda un refugio de la confusión que reina en los mercados globales en los últimos meses y la hace subir a pesar (de las estimaciones) de analistas y especuladores.
El optimismo de Mizuho quedó reivindicado el viernes, cuando un informe de empleo de los Estados Unidos inferior a lo pronosticado redujo los motivos para un aumento de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal, lo cual habría impulsado el dólar, y llevó al euro al nivel más alto en casi dos semanas, $1,1319.
El superávit de cuenta corriente de la zona del euro sumó 33.800 millones de euros ($37.900 millones) en julio, más que los 1,8 billones de yenes ($15 mil millones) de Japón.
Un superávit en la medición más amplia del comercio de un país significa que éste no se ve obligado a depender de la inversión extranjera para cubrir un déficit, lo cual tiende a hacer que su moneda sea menos vulnerable a conmociones externas.
Para Karakama, la demanda estructural que se crea supera el impacto de la inflación negativa de la zona del euro y la perspectiva de una mayor flexibilización monetaria del Banco Central Europeo destinada a abordarla.
Si bien la divergencia de políticas entre Europa y los Estados Unidos ha tenido impacto en la moneda común, eso tendrá menos importancia el año próximo, conforme la Fed suba las tasas de manera más gradual de lo que anticipan los mercados, dijo.
Los niveles objetivo de Mizuho para el euro son de entre $1,08 y $1,17 para este año, y de $1,22 en 2016, y Karakama dijo que si la moneda común declina, alcanzará su punto más bajo en el primer trimestre del año próximo.

 

Bloomberg

 

Ver comentarios