Enviar
Presidente ruso aseguró que creciente presencia en Latinoamérica es “un opción consciente”
Medvédev y Ortega relanzan relaciones

Mandatarios acuerdan recuperar niveles de cooperación existentes con la antigua Unión Soviética

Moscú
EFE

Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Nicaragua, Daniel Ortega, acordaron ayer relanzar sus relaciones bilaterales con el propósito declarado de recuperar los niveles de cooperación que había en tiempos de la desaparecida Unión Soviética.
Nicaragua es “uno de los socios clave y estratégicos” de Rusia, en América Latina, dijo Medvedev al término de su encuentro con el presidente nicaragüense en el Kremlin y que culminó con la firma de una declaración conjunta, un acuerdo de cooperación y siete memorandos de entendimiento.
Los ámbitos de cooperación que abarcan dichos documentos van desde la agricultura y la pesca hasta la investigación y el uso pacífico del espacio, las telecomunicaciones y la energía.
La educación superior también entró en campos de colaboración que las autoridades rusas y nicaragüenses buscan reactivar, y Medvédev recordó que cerca de 5.000 jóvenes nicaragüenses recibieron en su tiempo formación profesional en universidades e institutos soviéticos.
Visiblemente satisfecho de los resultados de las conversaciones con su homólogo centroamericano, Medvédev resaltó que la creciente presencia de Rusia en Latinoamérica es “un opción consciente”, y no una política basada en factores coyunturales.
El jefe del Kremlin manifestó la disposición de Rusia de relanzar la cooperación económica y el comercio con Nicaragua, ahora prácticamente inexistente, que en la época de la Unión Soviética alcanzó un volumen anual de centenares de millones de dólares.
Medvédev agradeció particularmente a Ortega la postura de Nicaragua de reconocimiento de las independencias de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia y señaló que ello permitirá desarrollar “significativamente” las relaciones entre Moscú y Managua.
“Querido hermano”, con esas palabras dirigidas a Medvédev comenzó Ortega su intervención ante la prensa en la Sala de la Malaquita del Gran Palacio del Kremlin, donde momentos antes habían firmado una declaración conjunta y habían sido suscritos varios memorandos de entendimiento.
El presidente nicaragüense destacó que la creciente presencia de Rusia en América Latina es una “prueba de que el mundo unipolar ya no existe” y destacó el hecho que si en tiempo de la Unión Soviética Moscú tenía excelentes relaciones solo con dos países latinoamericanos, Cuba y Nicaragua, ahora son muchos más.
“No dudamos un segundo para expresar nuestra solidaridad con los pueblos de Abjasia y Osetia del Sur”, dijo Ortega al referirse al reconocimiento por Nicaragua de las independencias de la regiones separatista georgianas.
El jefe de Estado centroamericano señaló incluso la posibilidad de visitar esas “dos naciones hermanas”.
En su declaración conjunta, ambos presidentes resaltaron que el reconocimiento de Abjasia y Osetia del Sur por la Federación de Rusia y Nicaragua estuvo “políticamente justificado”.
Medvédev y Ortega se pronunciaron “decididamente por el levantamiento lo más pronto posible del bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos lleva a cabo contra la República de Cuba”.
Los dos mandatarios hicieron también un llamamiento a impedir las presiones foráneas contra el pueblo y el Gobierno de Nicaragua, en alusión a las amenazas de Estados Unidos de suspender su ayuda al país centroamericano tras las elecciones municipales de noviembre pasado, tachadas de fraudulentas por la oposición.
Ígor Sechin, viceprimer ministro ruso quien recientemente visitó Nicaragua, explicó que detrás de los documentos firmados ayer en el Kremlin hay proyectos, en particular los referidos al desarrollo de plantas hidroeléctricas y termales.
“Es un acuerdo concreto, que ya tiene carácter comercial, contempla la participación de tres partes (rusas), Nicaragua y una compañía española que se ocupa de redes en Nicaragua”, dijo Sechin a la prensa al término de las conversaciones ruso-nicaragüenses.
Agregó que también se estudian una serie de iniciativas conjuntas con productoras nicaragüenses de cacao y destacó en especial las perspectivas de un proyecto de cooperación en la pesca y procesamiento de pescado.
“Creo que este último proyecto es muy prometedor y puede extenderse a otros países de la cuenca del Caribe. En particular, están interesados los colegas cubanos y Venezuela”, dijo Sechin.
Ver comentarios