Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Medidas de Toyota pueden desencadenar quiebras de proveedores

| Lunes 09 marzo, 2009



Medidas de Toyota pueden desencadenar quiebras de proveedores


Tokio - Los recortes en la producción efectuados por Toyota Motor Corp. ocasionarán quiebras entre los proveedores si Japón restringe la ayuda solo a los grandes fabricantes, dijo el principal grupo de componentes para automóviles del país.
Los proveedores “están extremadamente preocupados por la posibilidad de que los préstamos se limiten a las compañías de rango superior”, dijo en una entrevista Hisataka Nobumoto, presidente de la Asociación de Industrias de Autopartes de Japón. “Si el actual ambiente de ventas se prolonga, habrá diversas consecuencias, incluso bancarrotas”. Nobumoto es también el máximo responsable de Akebono Brake Industry Co., afiliada de Toyota.
En febrero, las ventas de autos en Estados Unidos, el mayor mercado automovilístico del mundo, cayeron a su menor nivel desde diciembre de 1981. Las ventas de Toyota se hundieron 40% y las de Honda Motor Co., 38%. Toyota dijo a comienzos de esta semana que podría reducir la producción 12% el próximo año fiscal a cerca de 6,2 millones de vehículos, frente a la estimación de 7 millones hecha por los proveedores.
“Los proveedores están gravemente afectados”, dijo Atsushi Ishii, analista de la cadena de oferta en Tokio en la compañía consultora del sector automovilístico CSM Worldwide. “Las quiebras les crearían grandes problemas a los fabricantes de automóviles”, que podrían tener que respaldar a los proveedores para asegurar la producción.
La división financiera de Toyota podría pedir 200 mil millones de yenes (US$2.000 millones) en préstamos al gobierno japonés, informó la emisora pública NHK el 3 de marzo sin citar su fuente. El portavoz de Toyota Financial Services Corp., Toshiaki Kawai, dijo que la filial está en conversaciones con el estatal Japan Bank for International Cooperation, sin confirmar el monto. Honda también dijo que podría pedirle dinero prestado al Gobierno para darles créditos a los compradores de autos de Estados Unidos.