McIlroy manda, Tiger eliminado
Rory McIlroy busca su tercer título al hilo, y su segundo Campeonato de la PGA ganó en 2012. Sam Greenwood-AFP/La República
Enviar

McIlroy manda, Tiger eliminado

El golfista norirlandés es el líder del Campeonato de la PGA al cruzar el ecuador

Valhalla Country Club, ese campo que allá en 2000 observaba cómo Tiger Woods ganaba el Campeonato de la PGA para completar un verano espectacular donde amarraba tres de los cuatro Grandes (solo le faltó Augusta) y marcaba el inicio de su era.
Ahí sumó su quinto grande con solo 25 años y el mundo volvió los ojos hacia ese golfista de piel morena que conquistaba aplausos, títulos, maravillaba con su juego, en fin comenzaba a dominar el deporte con mano de hierro.
Los años han pasado y 14 agostos después del último Grand Slam vuelve a ese campo diseñado por Jack Nicklaus, pero donde la historia parece haber cambiado los protagonistas.
Este sábado que se disputa la tercera ronda del Campeonato de la PGA ya no estará Woods. El ex número uno del mundo no pasó el corte, su lesión en la espalda lo tiene muy mermado. Su nivel físico y de juego están muy lejos de aquel mostrado en 2000.
Salió a la segunda ronda contra las cuerdas tras su 74 (+3) del primer día y al final se metió en muchos problemas, y terminó pagándolo con otro score alto.
La sequía aumentaba cada vez más, 2014 cerrará para Woods sin otro Grande, y ya son seis desde aquel Abierto de Estados Unidos en 2008.
Mientras tanto, el golf ahora mira hacia el joven Rory McIlroy, ese que ganó los dos últimos torneos (el Abierto Británico y el Bridgestone Invitational), y ahora apunta a ponerle broche de oro en el último Majors del año.
Por el momento va por muy buen camino, es el actual líder al cruzar el ecuador con un total de 133 golpes (66 y 67).
Este viernes salió de la bandera 10 por la mañana con la tarea de sumar un par de birdies para meter presión.
Aunque se metió en problemas en los hoyos 12 y 2 apuntando un bogey. Luego lo solucionó con birdies en el 13, 15, 7 y 9, más un águila de 30 pies en el hoyo 18.
Lo que cumplía al pie de la letra con su plan, su -9 lo colocaba en la cima y para la tarde, ya nadie pudo alcanzarlo.
Su espectacular juego abre el debate sobre si ha comenzado la era McIlroy, pero Rory prefiere hacer oídos sordos. “No creo que se pueda hablar de una nueva era, solo estoy muy contento con mi golf y espero poder seguir luchando por ganar”, afirmó.
A solo un golpe se ha colocado el australiano Jason Day, su gran tarjeta de 65 (-6) de este viernes lo coloca segundo, para encabezar a los llamados para pelear por amargar el fin de semana a McIlroy.
Más atrás, con dos impactos de la cima están Rickie Fowler, Ryan Palmer y Jim Furyk, mientras que con 136 golpes se encuentra uno de los favoritos del público, Phil Mickelson.
La tercera ronda será este sábado y el domingo será la jornada final.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios