Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Mayo Pluscri

Iris Zamora | Lunes 09 mayo, 2016


 Lo impensable, el discurso de una diputada que llamó “privilegio” el que existieran mujeres representadas en el “Congreso”

Mayo Pluscri

Parecía estar todo “cocinado”, a la cocción le faltaba fuego, o agua, para que alcanzara para 34. El lobby fue de expertos, esta vez el PLN desesperado por ocupar la presidencia del “Congreso” (así dicen los “analistas”) puso condimento y drama a la puesta en escena.
Desdeñó la candidatura de una mujer que estaba preparada suficientemente, para ser Presidenta del “Congreso”. Una maniobra indigna, de quien se creía por encima de la mujer, exigió la firma de las 20 diputadas del “Congreso”, para pensar si cedía su masculino espacio. Como la vida es un péndulo, esta vez la justicia cobró pronto… un Medio de Comunicación, que como dice el Machaco, no es ni La República, ni Extra, ni La Prensa Libre, ni Crhoy, utilizó la vieja fórmula de ventilar trapos… se acabaron las pretensiones del Macho Men.
Pronto, bueno, luego de tres horas de recesos, finalmente el PLN nombró, para la tercera legislatura con solo 26 votos, a quien no aspira a la Presidencia de la República, que asegura su vida política termina en abril de 2018. Un “independiente” partido político, que tradicionalmente fue su oponente, entregó los votos, sin querer queriendo, a cambio de lo mismo... Así concluyó el anodino espectáculo de este mayo primero.
Lo diferente; una diputada se viste, como el protocolo les exige a los hombres. La trasgresión en forma de protesta. Enfureció a los que claman por cuidar los detalles de la ropa, las formas, y engavetan, para otra ocasión la ética, el respeto a sus electores. Me gustó la protesta. Para los que argumentan sobre qué opinarían, que un hombre llegue vestido con enaguas, y blusa negra, bolso, medias negras, zapatos de taco número 6, y discreta joyería… creo que la puerta quedó abierta, ya sabremos si los luce bien.
Lo impensable, el discurso de una diputada que llamó “privilegio” el que existieran mujeres representadas en el “Congreso”. Arrojó por el caño la construcción que hizo su partido político desde 1997, para instaurar las acciones afirmativas, como un instrumento para buscar la equidad. Olvidó la lucha tan desgarradora que significó esa conquista…
Lo increíble, partidos de dos o tres miembros sobre-representados en el Directorio Legislativo.
Lo cínico de la mañana-tarde, (¿el Presidente del Directorio no debía entregar a las 12 mediodía el cargo?) fueron los discursos incendiarios, emotivos, desgarradores, plañideros, en favor de las mujeres, sobre su trabajo, capacidad, formación, experiencia, y su derecho legítimo a ocupar cargos en el Directorio legislativo… ¡Eso sí, en los puestos suplentes! A propósito, ¿qué dirá la Sala Constitucional, sobre esta conformación de ese Directorio Legislativo? Perdón, del Congreso
Lo patético; ver al partido político de más tradición, promotor de los derechos humanos, de las libertades, hacerse una mancuerna con los más conservadores apóstoles del diezmo, (don Helio, ¿les cobran impuesto de renta?) para obtener, por un año, un cargo que seguramente lo ha ocupado el 90% de las veces, en los últimos 70 años... En fin, tiempo de Pluscri.

Iris Zamora