Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Materias primas prolongarían recesión

| Miércoles 05 noviembre, 2008



Materias primas prolongarían recesión


Nueva York- La caída récord en las materias primas podría indicar que Estados Unidos va rumbo a su más larga recesión desde 1981, justo después de que Ronald Reagan se convirtió en presidente y la economía entró en un ciclo bajista que duró 16 meses.
Las materias primas industriales medidas por el Journal of Commerce cayeron a un ritmo anual de un 56% la semana pasada, la mayor baja desde 1949 y peor que las declinaciones anteriores a cada recesión que ha habido desde entonces. El crudo, el cobre y el trigo bajaron más del 50% desde niveles récord este año porque la economía estadounidense tuvo en el tercer trimestre su mayor contracción desde 2001.
“El sector industrial, que estaba ayudando a mantener a la recesión relativamente moderada, se ha debilitado, y ahora necesitamos prepararnos para una recesión mucho más grave”, dijo Lakshman Achuthan, director general del Economic Cycle Research Institute en Nueva Cork. “Como mínimo podría ser similar a lo que vimos a principios de los años ochenta, pero podría ser peor”.
Goldman Sachs Group Inc., que era uno de los principales promotores de las materias primas, dijo que el riesgo de una “desaceleración económica mundial pronunciada” podría hacer bajar los precios todavía más. Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, dijo que el colapso en los precios de este año indica el final de un “superciclo” para el metal.
La caída en los precios de las materias primas es “indicativa de un escenario de expansión mundial con un crecimiento menor al que hemos visto en recesiones más recientes”, dijo Walter Hellwig, que administra $30 mil millones en Morgan Asset Management en Alabama. “Probablemente sea mejor infraponderar las materias primas actualmente. El dinero debe destinarse a las participaciones defensivas, como productos básicos de consumo masivo y acciones que se benefician con el abaratamiento de las materias primas”.
Las acciones rebasaron en desempeño a las materias primas industriales en cada una de las tres últimas desaceleraciones.
Durante la recesión que duró 16 meses de julio de 1981 a noviembre de 1982, el índice industrial Dow Jones subió un 6,4% mientras que el índice Standard & Poor's GSCI de materias primas cayó un 9,9%. Entre los mayores ganadores del índice Dow, conformado por 30 empresas, estuvieron Wal-Mart Stores Inc., la mayor cadena minorista del mundo; Pfizer Inc., el mayor laboratorio farmacéutico del mundo; General Electric Co. y Procter & Gamble Co., la mayor empresa de productos de consumo masivo del mundo.
El índice MSCI World de acciones subió un 9,8% la semana pasada, la mayor alza desde enero de 1970, porque los mercados de Rusia, África, Brasil, México, Europa y Estados Unidos se recuperaron.
Sin embargo, no todo el mundo espera una contracción prolongada del crecimiento mundial. El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben S. Bernanke, no ha querido calificar de recesión a la actual contracción. El Fondo Monetario Internacional pronosticó el 8 de octubre que el crecimiento mundial caería al 3% el año próximo, nivel que el órgano internacional considera la línea divisoria entre recesión y expansión mundial.
“Lo que estamos viendo es una liquidación por parte de los fondos de cobertura”, dijo Stuart Flerlage, que colabora en la administración de $600 millones en NuWave Investment Corp. en Nueva York. “Esa es una parte importante de lo que está ocurriendo en los mercados de materias primas, en los mercados bursátiles, en los mercados de renta fija. Nos encontramos en un ciclo de miedo. Mi perspectiva económica general no es tan mala como la gente piensa”.
Las caídas en los precios de las materias primas están vinculadas a bajas en la manufactura que complican las desaceleraciones económicas.
Durante la recesión de ocho meses que comenzó en marzo de 2001, el índice Reuters-Jefferies CRB de materias primas industriales -indicador del coste de 22 productos como desechos de cobre, algodón y cerdo- cayó un 8,7% mientras que la producción industrial se contrajo un 5,7%.