Enviar

La firma calificadora Moody´s ya había realizado la advertencia, desde setiembre del año pasado, de bajar la calificación a Costa Rica. El elevado déficit fiscal y la creciente deuda, eran las causas del principal riesgo. Podemos sin embargo cambiar esta realidad


Más ingresos y menos gasto es la clave

Centrar la atención en los grandes temas país en este momento es tarea no solo del gobierno sino de todos.
Son muchos y de gran importancia. Destaquemos, a modo de ejemplo, uno del que dependen otros: la urgencia de equilibrar ingresos y egresos.
La firma calificadora Moody´s ya había realizado la advertencia, desde setiembre del año pasado, de bajar la calificación a Costa Rica. El elevado déficit fiscal y la creciente deuda, eran las causas del principal riesgo. Podemos sin embargo cambiar esta realidad.
Ante semejante herencia, producida por las políticas de aumento del gasto —incremento desmedido del volumen de la planilla pública, despilfarro, falta de controles y otros males a consecuencia de desacertadas políticas y mala gestión— el ahora gobernante anunció, desde la pasada campaña política, sus medidas para frenar ese peligroso rumbo.
Explicó que aplicaría una política de contención del gasto público, de la evasión y la elusión fiscal y el contrabando, hasta ver al menos en qué medida esto ayuda a mejorar las finanzas públicas, para luego plantear una reforma fiscal.
Esas medidas han comenzado a tomarse pero se supone que en su comunicado o conferencia de prensa de los llamados “cien días” tendremos más.
Congelamiento de plazas, recorte de presupuestos en ministerios, revisión en alquileres de edificios y equipos, mayor control en la fiscalización de ingresos por impuestos, recortes en pensiones que estén ligadas al presupuesto nacional, señala El Inversionista en este medio ayer.
Es posible, sin embargo, que distintos temas de menor trascendencia nacional —aun cuando importantes— introduzcan mayor ruido aún entre la vorágine de información diaria que, afortunadamente, pueden los medios de comunicación y redes sociales aportar en un país con libertad de prensa como el nuestro.
Sin embargo, algunas medidas han comenzado a generar cierta disconformidad. El digitalizar los procesos en general y en particular para un mejor control tributario, son decisiones no siempre bien recibidas por algunas instituciones y sector privado.
En este sentido, le corresponde al propio gobierno hacer que se digitalicen todas las operaciones de sus distintas entidades y del Estado, y con mayor razón deberán hacerlo las empresas privadas que, en este sentido, llevan ventaja porque se supone que no cuentan con el rezago en esa materia que sí tiene el Estado.
Esto redundará en la transparencia que necesita el país para mejorar sus finanzas, volviendo a merecer la buena calificación en la siguiente evaluación. Será producir un cambio que mucho se requiere.
 



Ver comentarios